Actualizado 21 / 11 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

19ºC
28ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Ser gordo: condición o despreocupación

Persona obesa

En la actualidad en el mundo hay mayor población con sobrepeso que desnutrida, porque muchas personas viven para comer en vez de comer para vivir, y es que todavía se arrastra el criterio de que estar gordo es símbolo de salud; hasta cierto punto no estoy totalmente divorciado de esos conceptos, porque se puede estar obeso y ser saludable, pues en algunos casos depende de la genética del individuo más que de la influencia del medio.

Desde las culturas prehistóricas mediterráneas era considerada la obesidad como atractivo físico y de fertilidad, pues Pedro Pablo Rubens (1577-1640) visualizaba en sus pinturas mujeres obesas como símbolo de lujuria y como apetito inmenso en el reino erótico, tal como el caso de las figuritas de Venus, que bien podían tomar el término descriptivo de “rubenianas”.

En la actualidad ser gordo es tener mucha grasa o carne, estar rollizo. Conozco casos que preferirían ser flaco para permitirse mayor libertad de movimientos, quitarse miradas burlonas de encima o el insulto de ser llamado “gordo...”, dicho apelativo golpea en la mente como martillo en el yunque, tal fuese un delirio.

No hay que hacerse el ciego, y estar realmente convencido de que el exceso de grasa perjudica a la salud y que en el amor, las mujeres prefieren más al hombre delgado y viceversa, pues hasta la expresión de refinamiento en la mesa se descompone a la hora de llenar un estómago relajado, y por supuesto, hay que hacer más gastos en el mercado, pero de ese tema ni tocarlo, porque cuando los oye hablar siempre se justifican diciendo: si yo lo único que como son dos cucharaditas...Y que me disculpen si algún lector se ve reflejado en este comentario.

Ser gordo puede ser una condición genética que se impone o porque se come demasiado o por enfermedad de hipotiroidismo o síndrome de ovarios polifacéticos, en el caso de lasa mujeres.

Hoy en día se habla de la obesidad y sobrepeso, hay un exceso de información mediática que a veces se convierte en el repetir conceptos y no dar soluciones concretas para animar el espíritu de esas personas a enfrentar las dificultades cotidianas.

Estar gordo puede ser un estado, no un estigma; porque se puede estar flaco, pero depende de una actitud hacia la vida: desafiar límites, cruzar fronteras y animarse a cambiar.

Sobre el Autor

Fermín Sánchez Bustamante

Fermín Sánchez Bustamante

Graduado del Instituto Superior Pedagógico en Pinar del Río, Cuba. Diplomado en Periodismo Internacional.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero