Actualizado 23 / 08 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Pasaje de la vida del cubano más universal

Jose Martí

Honrar, honra. Un pasaje de la vida del Maestro narra Enrique Loynaz del Castillo, en su libro Memorias de la Guerra. Indecisos ante la multitud de desconocidos platos, nos encontrábamos cuando llegó Martí, todo cubierto de nieve, y como fatigado. Sacudió la nieve del abrigo, y al colgarlo en el perchero nos dejó oír sus habituales suspiros. Se dirigió a la lámpara y aumentó toda la iluminación del gas; porque, como Goethe, amaba la luz. Y al sentarse entre el general Rodríguez y Enrique Collazo volvió a suspirar...

El general Rodríguez vio la oportunidad para obtener de Martí la definición de suspiro. Para que me fijara me tocó la rodilla. Y dijo: “vea, Martí, no me gusta oírlo suspirar. El hombre que está al frente de un pueblo, debe ser de hierro. El dolor más grande que puede abrumar a un hombre lo he recibido sin una queja cuando me destrozaron la rodilla las balas españolas. ¡Ni me quejé, ni suspiré, ni nada! Hice frente al dolor. Lo que Cuba necesita de usted es una energía de hierro que no consienta ni debilitamientos, ni suspiros”.

Inmediatamente respondió el Maestro: “Un suspiro no es una queja, ni es una debilidad. Ustedes saben de unos ríos subterráneos, de aguas salobres, que corren bajo los áridos llanos de Yucatán. A veces la tierra se abre y por entre la honda grieta se percibe el rumor...Y el río sigue, con sus aguas amargas, a perderse en el mar... Los llaman cenotes... Pues bien, cenotes; esos son mis suspiro.

La frase del día. El que tiene un derecho no obtiene el de violar el ajeno para mantener el suyo, José Martí.

Efeméride:

19-5-1895. En esta fecha cae José Martí en combate. Una descarga cerrada desde un denso matorral le propinó un disparo de muerte. El cadáver fue reconocido y recogido por el enemigo, que se retiró bajo constantes ataques de los cubanos empeñados en recuperarlo. Sus restos mortales descansan en el cementerio de Santa Ifigenia, Santiago de Cuba.

El amor. En la selva amazónica, la primera mujer y el primer hombre se miraron con curiosidad. Era raro lo que tenían entre las piernas.

–¿Te han cortado? –preguntó el hombre. –No, dijo ella. Siempre he sido así. Él la examinó de cerca. Se rascó la cabeza. Allí había una llaga abierta. Dijo: –No comas yuca, ni plátanos, ni ninguna fruta que se raje al madurar. Yo te curaré. Échate en la hamaca y descansa.

Ella obedeció. Con paciencia tragó los menjunjes de hierbas y se dejó aplicar las pomadas y los ungüentos. Tenía que apretar los dientes para no reírse, cuando el le decía: –No te preocupes.

El juego le gustaba, aunque ya empezaba a cansarse de vivir en ayunas y tendida en la hamaca. La memoria de las frutas le hacía agua la boca.

Una tarde, el hombre llegó corriendo a través de la floresta. Daba saltos de euforia y gritaba: –Lo encontré! Lo encontré! Acababa de ver al mono curando a la mona en la copa de un árbol.

–Es así, dijo el hombre, aproximándose a la mujer.

Cuando terminó el largo abrazo, un aroma espeso, de flores y frutas, invadió el aire. De los cuerpos, que yacían juntos, se desprendían vapores y fulgores jamás vistos, y era tanta su hermosura que se morían de vergüenza los soles y los dioses. Eduardo Galeano.

Para los pequeños de casa. Adivina qué es: Tiene ojos y no ve, tiene pico y no pica, tiene alas y no vuela, tiene patas y no camina, ¿qué es? –Un pajarito muerto. Llegan tres osos a su casa, entra papá oso y pregunta: ¿quien se comió mi comida? Se hace silencio absoluto. Entra bebé oso y exclama: –¡Alguien se tomó mi sopa! En eso entra mamá osa y dice: –No se quejen más, so llorones, que todavía no he servido la mesa.

Sobre el Autor

Fermín Sánchez Bustamante

Fermín Sánchez Bustamante

Graduado del Instituto Superior Pedagógico en Pinar del Río, Cuba. Diplomado en Periodismo Internacional.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero