Actualizado 20 / 08 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Los fotógrafos

Pudiera afirmarse que fue la sección de fotografía de El Socialista-Guerrillero la más estable en cuanto a personal. Excepto los fundadores Baldor y Medina y un tercero conocido por El Zurdo, que no pasaron de los primeros años, los demás tuvieron larga estancia en la prensa pinareña. Así ocurrió con Hermes y con Zoilo Treche, aunque este último pasó al Ministerio del Interior a mediados de la década de 1970.

Unos años antes había ingresado Diego Estrella, procedente de la Dirección Provincial de la Pesca, donde cumplía funciones administrativas. En Guerrillero dio sus primeros pasos en el arte de la fotografía, y también lo hizo por esos tiempos Daniel Mitjáns, ambos ya acogidos a la jubilación.

Santiago Calero y Marcelino Gómez fueron más allá, pues empezaron en El Socialista. El primero procedente de la Sección Fílmica de las FAR y el segundo de desempeñarse como distribuidor de prensa y concluyeron su vida laboral en el semanario Guerrillero.

Calero, sin duda el preferido por todos los periodistas para que les sirviera de compañero, fue el más certero a la hora de asegurar una foto. Téngase en cuenta que entonces no era como ahora que en una cámara digital puede apreciarse al momento cualquier detalle no deseado y enmendarlo en el acto. El premio a la Obra de la Vida otorgado por la dirección provincial de la Upec así lo corrobora.

Generalmente mal equipados, los fotógrafos del periódico provincial no siempre contaron con la cámara, la iluminación ni la película de alta sensibilidad que se requería para dejar constancia gráfica de actividades (sobre todo en interiores), ni tampoco con las condiciones idóneas de un laboratorio fotográfico.

En ese tiempo se trabajaba a ciegas, sin saber lo que realmente contenía la cámara, hasta revelar el rollo e imprimir las fotos. Un rayo de luz imperceptible a la vista humana podía terminar con el empeño. Y fueron varios los casos en que después de esperar por la foto con el espacio abierto en una página tuvimos que renunciar a ella.

Los fotógrafos no pocas veces cargaron con las culpas de otros. Bastaba que al confeccionar el grabado no se utilizara la fórmula química adecuada para sensibilizar el cinc en que finalmente quedaba impresa la foto o que la base sobre la cual se colocaba no tuviera la altura exacta. Incluso, con todo ese proceso realizado a la perfección, si en la máquina impresora no se daba la presión requerida y un entintado parejo, todo podía terminar en desastre.

Al final lo que quedaba en el lector era la opinión de que las fotos del periódico no tenían calidad.

Participé en muchas reuniones para tratar de llegar a la verdad. Los fotógrafos tuvieron que renunciar a recursos que daban belleza a sus obras, como la foto tomada a contraluz, los medios tonos y otros elementos artísticos, porque al final no se sabía cómo llegaría al lector.

Daniel Pacheco, casi todo el tiempo al frente de la sección de fotograbados, y Juan Horta y Lázaro Piedra como jefes de máquina en distintas etapas, se defendían como gato bocarriba para evadir responsabilidades cada vez que salían fotos en que las personas resultaban prácticamente irreconocibles.

Hoy, a la distancia de varias décadas, me atrevo a afirmar que la culpa no la tuvo nadie, y al mismo tiempo la tuvimos todos, incluidos los que seleccionábamos las fotos a publicar y que poníamos el ángulo y el encuadre por encima de las tonalidades más indicadas para lograr una impresión aceptable.

Todo ello se hizo más evidente cuando las nuevas tecnologías de la comunicación permitieron imprimir el semanario Guerrillero en el mismo combinado poligráfico de donde salen todos los periódicos nacionales.

*Tomado del libro Historias en blanco y negro, de Ediciones Loynaz

Sobre el Autor

Ronal Suárez Ramos

Ronal Suárez Ramos

Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) en Pinar del Río.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero