Actualizado 24 / 04 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Chuck Connors bateaba con el rifle

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaHace unos días volví a ver Horizontes de grandeza, uno de los mejores filmes del Oeste. Hollywood se anotó un buen punto a su favor en 1958. Lleno de excelentes actores y la magnificencia de praderas, ríos y montañas, donde destacaron Gregory Peck, Charlton Heston, Jean Simmons, Charles Bickford y Burl Ives, que recibió un Oscar por mejor actor de reparto y un Globo de Oro. La película también resultó nominada a los Oscar a la mejor música, por la banda sonora de Jerome Moross.

Valido y el Comandante

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaEl lanzador se llevó las manos a la cabeza cuando vio el disparo desde 350 pies, se quitó la gorra y retumbaron sus palabras: -- Esto es increíble. – Eran, aproximadamente, las tres de la mañana. Los pocos ojos iban hacia el pitcher. Días fundadores donde se unía la leyenda de las bolas y los strikes, con jugadores de todos los colores, sin mirar por encima del hombro. Madrugada invernal, estrellada, linda para la pelota, si no fuera por la hora, el cansancio acumulado del batallar en el terreno, y la tensión.

El béisbol y sus mascotas

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaSon interesantes y a la vez atractivas, las denominaciones de los equipos de béisbol en todos los confines. Claro, como ese deporte nació en los Estados Unidos, sirvió de base para continuarlo en las demás latitudes donde se practica. Por lo general, encabezan los patronímicos con la ciudad, el estado o una zona importante. A su vez les incorporan apelativos que, por lo general, suelen atraer a los aficionados con animalitos amaestrados o no, con preponderancia por los más agresivos.

Jugada diabólica frustrada

Juan A Martinez de Osaba y GoenagaA veces se es injusto con los árbitros, ellos tratan de no equivocarse, pero no lo logran. Entonces las ofensas suben de tono por los perjudicados; los otros nada dicen y comentan en voz baja: ¡Qué puñalada, bendita sea!, nos salvó el juego. Está por ver un manager, o jugador, que proteste el beneficio; se convierten en cómplices de lo mal hecho.

De cuando Valido se robó el home

Juan A Martínez de Osaba y GoenagaPensando y pensando en unas breves palabras para el cincuentenario del “San Luis”, recordé un pasaje narrado por su protagonista, que dejó con la boca abierta a unos pocos y gozosos a los más. Durante varios días corrió la noticia: “¡Valido se robó el home! y ¡Pinar le ganó a Industriales!”. Algunos pocos han logrado esa hazaña en las series nacionales, mas McDougal, como le llamó Felipe Álvarez por aquel jardinero del New York Yankees que jugaba a partirse el alma, quizás haya sido el primero.

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero