Insecto amenaza Norteamérica

El avispón asiático gigante es una especie de insecto de entre cinco y siete centímetros, capaz de destruir colmenas de abejas en cuestión de horas, e incluso, causar la muerte de personas por su potente veneno que disuelve los tejidos.

La presencia de la Vespa mandarinia, nombre científico de este animal al que apodan asesino, ha sido avistado varias veces desde noviembre de 2019 en la costa oeste del norte de América, específicamente en Washington ( Estados Unidos), y White Rock (Canadá).

Nunca antes detectado en esos territorios, su picadura causa cada año decenas de muertes en Japón, pues tiene un aguijón capaz de perforar los trajes de los apicultores y dispone además de unas fuertes mandíbulas, armaduras protectoras y uñas para sujetar a sus víctimas.

A las abejas las decapita, desecha las cabezas y lleva los cuerpos como alimento para sus crías, por lo cual constituye una amenaza para la apicultura de la región.

Ese fue precisamente el escenario que encontró un apicultor de Washington en noviembre pasado y más recientemente un entomólogo canadiense que fue atacado por un enjambre de los letales insectos.

Hasta el momento, los científicos desconocen cómo la gigante avispa llegó al continente y les preocupa que su presencia se extienda por toda Norteamérica, mientras que en México la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Social anunció haber puesto en marcha un sistema de vigilancia epidemiológico.

La posible invasión de la especie de avispón más grande del mundo amenaza con afectar a los 43 mil 500 productores apícolas mexicanos y sus más de dos millones de colmenas.

El panorama preocupa a la comunidad de científicos que se han propuesto buscar y exterminar este insecto que anida en las tierras bajas y bosques. Ahora hay que estar alertas y evitar que se establezca en la región, coinciden los expertos.