Actualizado 14 / 11 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Fabulando se aprende a vivir

Gato con cascabel

Para un príncipe enano. López de Vega, escritor español, fue uno de los que escribió esta hermosa fábula de la que se desprende una enseñanza de la sabiduría popular, la que permite no errar en momentos decisivos cuando las circunstancias lo requieran y haya que tomar una determinación concluyente. Sería de mucha utilidad que se la aprendan los más jóvenes de la casa para su paso por la vida.

Una gran familia de ratones vivía en una gran mansión. La vida fue siempre buena con ellos ya que siempre tenía comida en abundancia, sobre todo en la cocina.
Pero un día, el dueño de la casa trajo un gato. Desde entonces la vida de los ratones fue miserable.
El gato merodeaba día y noche. Los ratones no osaban salir de sus madrigueras porque el felino estaba siempre al acecho. Con el paso de los días los ratones estaban más y más débiles porque no se aventuraban a salir de sus madrigueras para buscar comida.
Finalmente, un viejo ratón dijo: –“No podemos continuar así o moriremos de hambre y de sed muy pronto. Tenemos que encontrar un modo de ocuparnos del gato”.
–“Efectivamente, tenemos que idear un plan” dijo otro ratón. “Reunámonos todos esta noche y veamos si podemos pensar en algo”.En la noche, ya reunidos, el ratón más anciano se aclaró la voz y dijo: –“Estoy seguro de que ninguno de nosotros ha sido feliz últimamente debido a nuestro común enemigo, el gato”.
Todos los ratones asintieron con la cabeza.
El anciano ratón continuó: –“Tenemos que actuar juntos y pensar en un plan para deshacernos del gato sino un día vamos a acabar siendo su comida”.
Uno de los ratones sugirió matar al gato y a todos los demás le pareció una buena idea. De modo que los ratones empezaron a idear la mejor manera para matar al gato. Pero tan pronto como uno proponía un plan los demás lo rechazaban porque era inviable.
Por fin, un joven ratón dijo: –“Es posible que no podamos matar al gato pero quizás podamos pensar en algo para saber su paradero. De esa forma, cuando sepamos que viene tendremos tiempo para salir corriendo”.
Los otros ratones aplaudieron la propuesta.
El joven ratón continuó: –“Tengo un plan. Es realmente simple. Todo lo que tenemos que hacer es colgar un cascabel alrededor del cuello del gato. Por donde vaya sonará. Si el cascabel es grande podremos incluso escuchar cuando el gato está viniendo antes de que esté demasiado cerca”.
Todos los ratones saltaron de alborozo y aplaudieron la idea.
De repente, un ratón sabio dijo: –“Esa es una idea brillante. Ahora, quién le pondrá el cascabel al gato?”. La frase del día. El éxito es la habilidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo, Winston Churchill. Efeméride:
28-3-1897. Este día se desarrolla el combate de Las Cabezadas de Río Hondo y es herido por tres impactos de bala y hecho prisionero el Mayor General Juan Rius Rivera, Jefe de la División de Pinar del Río. Fue una pérdida irreparable.

Era mi amiga
José A. Buesa

Era mi amiga, pero yo la amaba
yo la amaba en silencio puramente,
y mientras sus amores me contaba
yo escuchaba sus frases tristemente.

Era mi amiga, pero me gustaba
y mi afán era verla a cada instante.
Nunca supo el amor que yo albergaba
porque siempre me hablaba de su amante.

Era mi amiga para todo el mundo
porque a nadie mi amor yo confesaba,
pero yo la quería muy profundo
y forzosamente me callaba.

Era mi amiga, y mi cuerpo sentía
estremecer si ella me miraba,
al oírla junto a mí feliz me hacía, 
más de este amor ella nunca supo nada,
y aunque solo mi amistad yo le ofrecía,
era mi amiga, pero yo la amaba. Ríase si puede.

- Un niño le dice a su madre: Mamá he apostado que soy capaz de ir al sol como Ícaro. –¡ Pero cómo!, ¿no ves que te quemas? –Sí, pero voy a ir de noche.

- Oye, Manolo, alcánzame otro shampoo. –Para qué mujer, si ahí en el baño hay uno. –Sí, hombre, pero este es para cabello seco y yo ya me lo he mojado.

- Decía la mamá de Pepito a una vecina. –Figúrate, ayer Pepito voló en avión. –¡Qué bueno! –No tanto, porque se cayó del avión –¡Qué malo! No tanto, porque tenía paracaídas –¡Qué bueno! –No tanto, porque no se le abrió. –¡Qué malo! –No tanto, porque abajo había una carreta con paja –¡Qué bueno! –No tanto, porque había un tridente –¡Qué malo! –No tanto porque tampoco cayó en la carreta y está en estos momentos en el hospital.

Sobre el Autor

Fermín Sánchez Bustamante

Fermín Sánchez Bustamante

Graduado del Instituto Superior Pedagógico en Pinar del Río, Cuba. Diplomado en Periodismo Internacional.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero