El reto ante una contingencia sanitaria

Cuando hace un año y medio Eridanys Benítez García llegó al consultorio número 31 de la comunidad Camilo Cienfuegos, no imaginó que ese territorio estaría alguna vez en cuarentena debido a una pandemia responsable de decenas de miles de muertes en el mundo.


A sus 26 años de edad y en el cumplimiento de su servicio social en ese
sitio del municipio de Consolación del Sur, tras graduarse de Medicina, la
joven doctora asumió el reto que representa velar por la salud de 693
personas -población de su centro asistencial- en una situación de
contingencia sanitaria.


Natural de San Juan y Martínez, encontró en la Camilo Cienfuegos un
desafío que la marcará para toda la vida.


Buscar síntomas de alarma en los lugareños que hagan pensar en la COVID- 19, es hoy una buena parte de su cotidianidad; además del seguimiento a pacientes sospechosos egresados de instituciones habilitadas en la provincia Pinar del Río para esos fines.


Responsabilidad esa que también desempeña su esposo, médico del otro
consultorio enclavado en la comunidad, la cual se encuentra bajo medidas
restrictivas de aislamiento desde el pasado 31 de marzo.


Benítez García fue la primera en atender al que luego resultara el caso
inicial confirmado con la enfermedad, residente en la provincia; y después
de su alta clínica, realiza el seguimiento a su evolución y al tratamiento
orientado en el hospital León Cuervo Rubio.


Más que pacientes, los vecinos de la comunidad Camilo Cienfuegos son mi
familia. Hemos llorado en momentos difíciles y reídos en los felices. Ha
sido una experiencia muy emotiva, aseveró en declaraciones vía
telefónica.


Porque en esa localidad existe restricción de circulación para las
personas y el transporte, de ahí la comunicación a través de ese medio y
el aseguramiento allí de las condiciones para atender a los habitantes
durante 24 horas.


El consultorio está dotado de un balón de oxígeno y stock diferenciado de
medicamentos para enfrentar urgencias y emergencias; además del material gastable y los insumos requeridos de cara a la protección del personal implicado en los servicios y las pesquisas activas.


Aquí todo está bien planificado- apuntó al referirse al cumplimiento de
las medidas en esta fase de aislamiento-, las personas permanecen en sus
casas y en cada edificio existe un encargado de llevar a los apartamentos
los productos de la canasta familiar normada y los alimentos expendidos en el mercado; solo en caso de alguna necesidad, sale un habitante de la
vivienda, dijo.


He visto mucha disciplina y todos cumplen estrictamente cada una de las
indicaciones, y destacó en ese sentido el apoyo de representantes de las
organizaciones de masas, el Partido y el Gobierno.


A diario me comunico con mi familia y les transmito tranquilidad ante sus
preocupaciones, pues trabajo con un equipo muy unido y en el cual estamos al pendiente unos de otros; y espero que salgamos adelante, remarcó Eridanys.


En la comunidad Camilo Cienfuegos se identificó el segundo evento de
transmisión local de la COVID- 19 en Cuba, de ahí la decisión de aislar a
sus cerca de mil 400 pobladores, en pos de frenar la propagación de esa
peligrosa enfermedad.