Actualizado 23 / 08 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La incesante labor de Federico Engels

Federico Engels

Federico Engels.

Un día como hoy, cinco de agosto, pero de 1895 falleció en Londres el filósofo, periodista y revolucionario alemán Friedrich (Federico) Engels.

Fue hijo de un próspero matrimonio de industriales textiles de la ciudad de Barmen. Su padre procuró que el muchacho se interesara desde temprano por el negocio familiar, pero a él le resultaba tedioso todo aprendizaje relacionado con el funcionamiento del capitalismo.

Rechazó incluso las creencias de su región natal. Sus lecturas de las teorías de Hegel lo inclinaron hacia el racionalismo y el abandono de la fe religiosa.

Por esa época de juventud, empezó a escribir artículos críticos sobre las duras condiciones de vida del proletariado alemán. Los mismos eran publicados en los periódicos locales bajo seudónimo, pues quería ahorrar un disgusto a sus padres.

Hacia 1841 se enroló en el servicio militar en una compañía de artillería en Berlín, pero también le hastió esta vida y respaldado por su solvencia económica, procuró pasar tiempo en conferencias, salas de lectura y tabernas, compartiendo con otros jóvenes radicales que renegaban de las costumbres y moral burguesas.

Viajó más tarde a Bruselas, donde se refugiaban muchos izquierdistas europeos y donde trabajó codo a codo con Carlos Marx en la Liga de los Justos, devenida Liga de los Comunistas. En ese sitio ambos pensadores concebirían los principios políticos del nuevo movimiento, publicados posteriormente bajo el título de Manifiesto del Partido Comunista, donde se describe al capitalismo con una claridad extraordinaria.

Engels se trasladó luego a Manchester, donde se convirtió en copropietario de una fábrica. Desde allí patrocinó y sostuvo la actividad política y literaria de su entrañable amigo, quien vivía pobremente con su familia en Londres. A esta ciudad se trasladaría Federico en 1870, estrechándose aún más su intensa colaboración con Marx.

A decir de sus biógrafos, “en esos años aparecía como un miembro más de la familia en casa de Marx, cuyas hijas le llamaban El General o Secretario General”. Publicó o preparó algunas de las obras más notables de su compañero y concibió algunas propias como: Contribución al problema de la vivienda, El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, La revolución de la ciencia de E. Dühring, Del socialismo utópico al socialismo científico y El origen de la familia, la propiedad privada y el estado.

A la par de Marx, es considerado fundador del socialismo científico, del comunismo moderno y del materialismo histórico y se le reconocen sus valiosos aportes en la reivindicación de la clase obrera y trabajadora y en el nacimiento de movimientos sindicalistas, socialistas y comunistas alrededor del mundo.

Sobre el Autor

Susana Rodríguez Ortega

Susana Rodríguez Ortega

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero