Actualizado 18 / 05 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

21ºC
34ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Trump defiende sus políticas anti-inmigrantes frente al Congreso

Trump defiende sus políticas anti-inmigrantes frente al Congreso

Luego de que fuera pospuesto por el cierre de gobierno más largo en la historia de Estados Unidos (35 días), Donald Trump pronunció su segundo discurso del Estado de la Unión, frente a un Congreso dividido ante cuestiones como la inmigración, un tema que acaparó gran parte de la hora y media en la que habló el Presidente.

La construcción del muro en la frontera con México se llevó el protagonismo en su análisis de la política interna, en el que insistió en la necesidad de que se aprueben alrededor de cinco mil millones de dólares para financiar esta iniciativa, la principal promesa de la campaña que lo llevó al Despacho Oval.

Anunció que enviará tres mil 700 soldados a la demarcación sur con la intención de bloquear a los migrantes que avanzan hacia el país, a quienes señaló como causa de los problemas más acuciantes de la sociedad norteamericana con datos que varios medios se apresuraron a desmentir en temas como la violencia, seguridad y empleo.

Trump volvió a describir un panorama caótico en la frontera y se mostró conciliador en otros temas que lo acercan a los demócratas (dueños de la mayoría en la Cámara de Representantes), como el desarrollo de infraestructura y el Obamacare y los precios de los medicamentos, pero con el propósito de obtener su apoyo en temas que le interesan más.

Si tiene que haber paz y leyes en el Congreso no puede haber guerra e investigaciones, dijo el mandatario en una referencia poco sutil a las investigaciones existentes en su contra y que podrían acabar con su impeachment.

No obstante, las divisiones entre el legislativo y el ejecutivo parecen insalvables a estas alturas y en esta ocasión el Presidente, aun cuando trató de mostrarse conciliatorio se mostró firme en cuestiones como la inmigración y el aborto, este último con fuertes divergencias entre republicanos y demócratas en las semanas más recientes.

Para introducir el tema económico Trump no escatimó hipérboles para describir su gestión en cuanto a la generación de empleos, la extracción de petróleo o los buenos números en las bolsas y aludió a lo que considera pruebas de la hegemonía estadounidense como la guerra comercial contra China y la salida de tratados internacionales, apuntando a un proteccionismo ortodoxo.

Con un guiño a las presidenciales de 2020, en las que aspira a presentarse, el magnate neoyorquino introdujo uno de sus temas del momento-Venezuela- con un ataque a sus rivales demócratas a quienes acusa de socialistas, y aseveró que Estados Unidos nunca será un país socialista.

Como ha sido habitual en los últimos días, Trump reafirmó su apoyo y reconocimiento al diputado opositor de la Asamblea Nacional en desacato, Juan Guaidó, como "presidente encargado" de Venezuela, lo que se aviene con una retórica agresiva en la que no falta la intervención militar o las presiones a la comunidad internacional para que desconozcan a Nicolás Maduro, mandatario legítimamente elegido por el pueblo de la nación suramericana.

Sin despertar el reconocimiento que esperaba Trump anunció que a finales de este mes se reunirá en Vietnam con su homólogo Kim Jong-un, líder de la República Popular Democrática de Corea, con quien dijo mantener una buena relación y destacó los avances en los acuerdos alcanzados, como la detención del programa de desarrollo de armas nucleares de la nación asiática.

Si no me hubieran elegido presidente, ahora mismo, en mi opinión, estaríamos en una gran guerra con Corea del Norte, dijo en su habitual estilo hiperbólico, lo cual resulta contradictorio luego de que en ese mismo discurso anunciara oficialmente que Estados Unidos se retira del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés), alcanzado con la Unión Soviética en 1987.

La réplica a las palabras del presidente estuvieron a cargo de la escritora Stacey Abrams, quien se convirtió en la primer mujer negra en ofrecer la respuesta al discurso del estado de la Unión, un récord para esta mujer que estuvo a punto de alzarse con la gobernatura del sureño estado de Georgia y llamó la atención nacional al punto de comenzar a barajarse como una de las posibles aspirantes a la presidencia por el partido azul.

En sus palabras lanzó dudas sobre los logros económicos de la actual administración pero dedicó la mayor parte del tiempo a criticar las manifestaciones de racismo en el país, describiéndolo como un fenómeno real y en el que hay que llamar la atención por sus manifestaciones desde el cargo más alto hasta la familia.

Desde los años sesenta del siglo pasado el discurso anual sobre el estado de la Unión es la oportunidad del presidente norteamericano para dirigirse a la nación y el Congreso y resaltar los logros del año anterior y las tareas para el venidero; sin embargo, en esta oportunidad se producido en un momento en el que Trump tiene fuertes enfrentamientos con el Congreso (quizás se vuelva a suspender el Gobierno próximamente ante la falta de un acuerdo sobre el presupuesto) y sus niveles de popularidad caen alarmante a medida que se acerca la nueva temporada de elecciones.

Sobre el Autor

ACN

ACN

Agencia Cubana de Noticias ACN, Genera, procesa y ofrece informaciones, comentarios y reportajes en soportes como texto, imagen, audio, entre otros.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero