El arte de agradecer

Iniciativas de todo tipo se cuentan cada día en los medios de comunicación y las redes sociales en medio de un flagelo que ha puesto al mundo patas arriba y la comunidad de artistas pone su granito de arena para aliviar los corazones humanos.

También desde las artes plásticas se puede ayudar a vivir, a agradecer. Para el artista de Pinar del Río, Carlín Miló, sacar el último lienzo que le quedaba y convertirlo en una especie de mural en el portal de su casa, es algo más que necesario en estos momentos.

“La idea surgió desde hace tiempo, pues quería hacer algo con motivo de problemas que me han surgido en la vida. A veces a cosas gratis como la salud no le damos la importancia que merece. Ahora, con el nuevo coronavirus es el momento de aportar desde el rol que me toca como artista”, refiere.

Miló insiste en que la idea en sí es interactuar con la gente que pasa, con los residentes de la comunidad, que se olviden un poco de los problemas y vean en la pieza ayuda espiritual.

“El cuadro es como un paisaje nocturno o un amanecer, también refleja un rabo de nube a tono con la canción de Silvio Rodríguez, y usando eso del argot popular de que siempre que oscurece luego amanece”.

No tiene título aún. Según el artista no es lo que más le interesa.  Otro artista Roberto Revol Portales, forma parte de la confección de la obra. El resultado, luego de que esté terminado es donarlo al Consejo de Estado y que allí se decida qué hacer con él.

Todo deviene de un mismo principio: “Tal vez esto no hubiera sido posible sin haber estudiado, sin todas las situaciones de salud que he tenido. Quizás sirva como retribución a los médicos o a alguna institución, a todos los que de una forma u otra cumplen con lo que les toca.

“A lo mejor puede funcionar como un agradecimiento a los donativos de otros países, o como motivo de recuerdo de un momento histórico. Me interesa como iniciativa para que todos los artistas de la plástica se sumen”, concluyó.

Carlín Miló y su arte

Quien pase por la Carretera Central en estos días, frente a la escuela del Minint, puede ser testigo del arte de Miló, un joven artista que intenta interactuar con la comunidad y dar su aporte para también agradecer la vida.