Dos pacientes de COVID-19 se reportan como graves en Cuba

Desde la noche de ayer se reportan como graves dos pacientes de COVID-19, uno en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” (IPK), de La Habana, y otro en el Hospital Militar Fermín Valdés Domínguez, de Holguín, dijo este sábado el doctor José Raúl de Armas Fernández, jefe del departamento de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

El equipo médico que los atiende está trabajando intensamente, pero hay que mantener una conducta expectante atendiendo al comportamiento de esta enfermedad, que tiene un curso bastante impredecible, explicó el doctor en conferencia de prensa hoy en La Habana.

A pesar de tener una evolución estable, aseguró José Raúl de Armas Fernández, los casos alrededor del sexto al onceno día hacen una reversión del cuadro que los puede poner en estado de gravedad. El Minsap tiene un grupo de expertos que labora permanentemente, evalúa cada uno de los casos en tiempo real e indica tomar las medidas necesarias.

No hay transmisión intrínseca (local), confirmó el jefe del departamento de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud Pública de Cuba.

“Estamos primer momento del comportamiento de la enfermedad, todos los casos positivos son importados o se derivan de contactos en el exterior. Seguimos manteniendo el origen infección fuera del país. En total tenemos confirmados 10 extranjeros y 11 cubanos”.

En estadísticas, ¿cuál es la situación actual del país?

Hay 21 casos positivos al virus SARS-Cov-2 que se encuentran hospitalizados, desde el 25 de enero hasta la fecha se acumulan 716 pacientes ingresados, de ellos 389 casos sospechosos, y se mantienen en vigilancia 28 139 personas.

Debemos agregar que en el día de ayer se realizó evacuación de un paciente estadounidense, el caso positivo que se encontraba hospitalizado en el IPK. La operación de evacuación médica y todo el traslado se realizó sin inconvenientes, abandonó el país a las 10: 44 a.m. en un avión ambulancia.

Recordó que Cuba registró y lamentó el fallecimiento de un ciudadano italiano, quien desarrolló complicaciones de la enfermedad y tenía antecedentes de asma bronquial.

Los restantes 20 casos continúan hospitalizados y lo harán hasta que se confirme su recuperación total y haya pasado el periodo de transmisión de la enfermedad, que hasta el momento se ubica en 14 días. “Podría ampliarse si apareciera evidencia científica novedosa al respecto”, apuntó.

Hasta hoy han sido descartadas 342 personas de padecer la infección, que fueron estudiadas y cuyos exámenes resultaron negativos. Los síntomas de estas han estado asociados a procesos respiratorios de otra etiología, diferente a la COVID-19.

Además, se han estudiado 1195 personas para otros virus respiratorios, lográndose aislar el patógeno en 517 personas, con predominio de la Influenza A.

Sobre este virus mencionó que tiene un peso relevante, si tenemos en cuenta que las infecciones respiratorias agudas (IRA) se ubican como la cuarta causa de mortalidad en el país, y la Influenza A es la responsable de muchas de estas defunciones.

Tenemos un sistema de vigilancia de IRA sistemático. Actualmente en Cuba está circulando la Influenza A y la B, pero también el virus parainfluenzas, así como tres o cuatro coronavirus diferentes al que hoy alarma al mundo.

Son gérmenes a los que ya la población cubana viene enfrentándose por años, que no causan los estragos que provoca el SARS COV-2. “Hay un nivel de inmunidad en la población”, resumió.

Los últimos casos que se confirmaron el viernes fueron:

  1. Una ciudadana belga de 25 años que arribó al país el 11 de marzo haciendo escala en Madrid;
  2. Una ciudadana cubana de 36 años, residente en el municipio Cárdenas, provincia Matanzas, que arribó proveniente de Guyana el día 12 de marzo;
  3. Un ciudadano cubano de 32 años de edad, residente en el municipio de Guanabacoa, provincia La Habana, que arribó al país el 14 de marzo del presente año procedente de Francia;
  4. Un ciudadano cubano de 76 años de edad, residente en el municipio de Boyeros de La Habana, que arribó al país el 15 de marzo del presente año procedente Madrid, España;
  5. Y un ciudadano cubano de 35 años de edad, reside en el municipio Palma Soriano, provincia Santiago de Cuba, que arribó al país el 10 de marzo del presente año procedente Madrid, España y comenzó con síntomas el 16 de marzo.

MTSS: Cuba estimulará el teletrabajo y ofrecerá todas las garantías a la población laboral

Al Centro de Prensa Internacional también acudió la viceministra de Trabajo y Seguridad Social, Zamira María Marín Triana, para explicar las medidas que se han tomado ante esta situación epidemiológica para proteger a los trabajadores y a la población en general.

Habló de estimular el trabajo a distancia, el teletrabajo. Es más que una necesidad para contribuir al ahorro como sugerimos en el mes de septiembre de 2019, esta vez es para evitar el volumen de movilidad y la concentración de personas en los centros de trabajos y en el transporte público.

El teletrabajo no se puede dejar a la espontaneidad. Hay que facilitar que los trabajadores estatales realicen el trabajo a distancia siempre que su especialidad y condiciones lo permitan. El salario no se afecta, un suplemento al contrato laboral ofrece todas las garantías, explicó Marín Triana.

“En esta fase hay que reubicar a algunos trabajadores en actividades socialmente útiles: podrán laborar en el mantenimiento a las instituciones que se cierran, como custodios o en la industria local, porque la vida sigue y hay que garantizar alimentación población.

“Habrá quien desde su mismo cargo realizará otra actividad y cobrará el 100% de su salario –ejemplificó–, mientras que otros se ubicarán en otro cargo y cobrarán por lo que le corresponda según el nuevo puesto. En ambos casos mantendrán la vinculación con la entidad de origen, porque esta es una medida temporal”.

La funcionara agregó que aquellos que no puedan ser reubicados cobrarán “el 100% de su salario el primer mes; en los meses sucesivos, el 60%, así será mientras dure esta situación excepcional por la cual estamos atravesando”.

En las empresas afectadas se aplicarán medidas que flexibilicen los sistemas de pagos, para que los daños a los trabajadores sean mínimos, insistió.

“Se están diseñando medidas que no condicionen tanto los planes y los indicadores que se miden. Cuando no se puedan aplicar los sistemas de pagos, el trabajador que siga laborando cobrará por el salario básico”, afirmó.

Marín Triana dijo que si un trabajador presenta algún síntoma, y va al médico de la familia pero no le dan ningún certificado, las administraciones tienen la facultad de justificar las ausencias durante los primeros tres días.

También se refirió a las personas con vínculo laboral en el territorio nacional que por asuntos personales actualmente están en el extranjero y no puedan regresar, en primer lugar, emplearán el fondo de vacaciones y luego las administraciones les otorgan una licencia sin sueldo hasta de tres meses. “Ante esta situación esta licencia se otorgará hasta que concluya la anomalía, siempre que el trabajador o su familia lo solicite”.

Al comentar sobre las adecuaciones laborales para los trabajadores por cuenta propia, recordó la reducción a un 50% de las capacidades en el sector de los servicios. “El empleador debe pagarle al trabajador contratado al menos el salario mínimo del país”, aclaró.

Otras de las novedades dadas a conocer la víspera en la Mesa Redonda fue la opción de que el trabajador por cuenta propia pida la suspensión de la actividad por los bajos niveles de ingreso –hasta hoy se hacía por certificados médicos o salidas del país–.  “Esto no va a requerir ningún trámite extra ya que no se cancela la licencia, solo es una suspensión temporal. Esto permitirá que no tenga que pagar impuestos”, agregó.

Asimismo, si el jefe de un negocio está fuera del país, podrá delegar sus responsabilidades en un trabajador contratado por más de tres meses, por supuesto, mientras dure esta situación.

El sistema de asistencia social también ha previsto la protección a las familias cuyos ingresos se verán más afectados. “Una vez que se compruebe que no tienen solvencia para acceder a los servicios básicos se les ayudará”, afirmó la viceministra de Trabajo y Seguridad Social.

Los trabajadores sociales atenderán de manera priorizada los grupos más vulnerables, por ejemplo, aquellos núcleos donde hay personas con mayores riesgos a contraer la enfermedad o los adultos mayores que viven solos.

Ante esta situación excepcional, que obliga al cierre de establecimientos y la cancelación de eventos, Zamira Marín Triana identificó a los organismos más afectados: Turismo, Comercio Interior y Cultura. “Estos tendrán la mayor cantidad de interruptos, aunque podrían incorporarse otros, como Transporte, pues se prevé que disminuya la movilidad”.