Destacan importancia de la autorresponsabilidad ante COVID-19

Guillermo Mora García, director de Salud Pública en la provincia de Santiago de Cuba, destacó  la importancia de la autorresponsabilidad para reducir la posibilidad de contagio con la COVID-19, durante su comparecencia en el programa Panel Informativo, del telecentro Teleturquino.

El titular del sector manifestó la necesidad de cumplir con las medidas de aislamiento y distanciamiento social dispuestas por el gobierno cubano, conforme avanza la propagación del nuevo coronavirus SARS-CoV 2 en el país.

En la batalla contra este enemigo silencioso, pero muy invasivo, resulta vital la cooperación del pueblo: deben permanecer en sus casas, usar correctamente el nasobuco, preservar a los adultos mayores y a las personas con padecimientos asociados como diabetes e hipertensión arterial, quienes constituyen el grupo más vulnerable a la enfermedad, señaló.

La participación popular debe reforzarse en estos momentos, durante las pesquisas que realiza el personal de salud, con el ofrecimiento de información verídica y las alertas sobre la existencia de algún caso sospechoso al nuevo coronavirus en la comunidad.

Mora García informó la prohibición de visitas familiares en los hospitales, al tiempo que aseguró la ubicación, en estas instituciones, de asistentes para atender a los pacientes impedidos de valerse por sí mismos, con el propósito de eliminar el riesgo de diseminación de la COVID-19.

El directivo resaltó la valía de las políticas sociales del Estado y gobiernos cubanos que protegen a los deambulantes y personas con trastornos psiquiátricos, aunque instó a las familias a preocuparse por este sector social también sensible a la enfermedad.

De igual modo puntualizó que debe incrementarse la vigilancia epidemiológica en los municipios Contramaestre, Palma Soriano, Santiago de Cuba y Songo-La Maya, los cuales reportan los 15 casos confirmados con el SARS-CoV 2 de la provincia.

Asimismo, reconoció el papel del personal de salud que laboró en los primeros días de atención a los enfermos de la región suroriental y se encuentran bajo una cuarentena de 14 días, y de los más de 80 santiagueros que conforman la brigada Henry Reeve, con presencia en unas 13 naciones.

Ricardo Manet Lahera, director provincial de Higiene y Epidemiología, comentó acerca la aplicación de las pruebas de biología molecular PCR en tiempo real a todos los casos sospechosos, contactos de los confirmados, los pacientes con infecciones respiratorias agudas (IRA) y los fallecidos por COVID-19.

Los test rápidos para diagnóstico microbiológico se emplean para los viajeros concentrados en los centros de aislamiento, los que están en sus domicilios bajo vigilancia por la atención primaria de salud, son aquellos que arribaron del extranjero entre los días 17 y 23 de marzo, precisó.

El estudio comprende a la población de los hogares de ancianos, de impedidos físicos, hospitales psiquiátricos y centros psicopedagógicos, muestra de que la salud de los cubanos es prioridad para el sistema social, pese al recrudecimiento del bloqueo de los Estados Unidos, aún en esta crisis sanitaria que azota al mundo.

Manet Lahera explicó que la positividad de los test rápidos se confirma a través de la PCR en tiempo real en el laboratorio de virología y biología molecular de Santiago de Cuba, encargado del diagnóstico de la COVID-19 en la región oriental.

Un resultado negativo no excluye la vigilancia epidemiológica de esos pacientes que seguirán aislados hasta que termine la cuarentena, concluyó.