Actualizado 12 / 11 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

«Phillippe Aumont fue mucho para Cuba»

Frederich Cepeda ya no está en su mejor momento ofensivo.

Frederich Cepeda ya no está en su mejor momento ofensivo.

Ocho entradas completas, nueve ponches y solo dos hits permitidos, más un boleto fue el saldo del diestro canadiense Phillippe Aumont ante la «ofensiva cubana» en el debut de nuestra selección en el Premier 12 ante esa novena, juego que acabó siendo la primera derrota de Cuba en este esperado evento, con pizarra de tres por cero.

Con ese resultado se escapó casi el 50 por ciento de las probabilidades de asistir a la Súper Ronda, porque ganarle a Korea, a esta altura, parece surrealismo, de ahí que era vital para nuestra causa sonreír en este primer día.

Por los bateadores cubanos, salvo Yordanis Samón, quien se embasó en par de oportunidades, gracias a un sencillo y luego un boleto, ambos frente a los difíciles envíos del abridor por los norteños, lo demás fue un monólogo, donde nuestros hombres no pudieron descifrar al pitcheo rival.

Entre Gracial, Despaigne y Cepeda se poncharon en ocho ocasiones, con destaque para el último, quien cada vez que se paró en el home fue puesto out por esa vía; conclusión: tercero, cuarto y quinto se fueron en blanco.

A la defensa se vio un equipo pasivo, que no jugó con agresividad al béisbol, muestra de ello fue el propio Gracial o Arruebarruena, dos peloteros de gran caché que no estuvieron a la altura de lo que se le pedía, el primero no atacó una bola fácilmente fildeable para un atleta de sus condiciones y el otro aunque su pifia no costó carrera, se vio un tanto dubitativo, en ese y otros lances.

Las palmas para Carlos Juan Viera el jugador más destacado por nuestra representación, su trabajo fue poco menos que excelente, demostró coraje y carácter, dos atributos que escasean por estos tiempos en los equipos Cuba.

El tunero trabajó con solidez, control, ponchó a siete canadienses, y solo tuvo una entrada complicada, en la que pudo haber dado el cero, pues en ese capítulo toleró nada más dos indiscutibles, entre ellos el doble que debió evitar Gracial atacando aquella pelota.

Todo lo contrario ocurrió con Liván Moinelo, que vino a comenzar el penúltimo inning del choque, retiró a un bateador, regaló tres bases, dio un pelotazo y soportó dos anotaciones que dieron al traste con toda esperanza de obtener ese primer triunfo para los cubanos.

El agramontino Yariel Rodríguez se vio inmenso al dominar por la vía de los strikes a cuatro de los seis rivales enfrentados, exhibiéndose al mercado asiático y confirmando que está listo para ligas de más calidad, como la japonesa o la coreana.

Otro que estuvo fino fue Roel Santos, lo que no hizo con el madero, al menos, lo salvó con el guante; Alarcón se vio más madura, además dio el segundo hits del partido y de paso no dejó margen a duda de que debe ser el regular en la receptoría.

Por otra parte, Miguel Borroto debió traer de emergente en el octavo episodio a Willian Saavedra, justo en el momento de mayor amenaza por sus dirigidos, con dos almohadillas ocupadas, en lugar de sacarlo a correr por Samón y enviar a empuñar a Raúl González, si el cambio hubiera sido a la inversa, quizás se hubiera logrado el empate, aunque ya esto queda para la especulación.

Sobre el Autor

Luis Alberto Blanco Pila

Luis Alberto Blanco Pila

Periodista deportivo del Periódico Guerrillero

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero