Actualizado 23 / 08 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

El Béisbol cubano toca fondo

El Béisbol cubano toca fondo

Los XVIII Juegos Panamericanos de Lima 2019 serán recordados por la afición cubana, entre otros aspectos, por la peor actuación de un equipo de béisbol en la etapa revolucionaria, al quedar fuera del podio y ser, incluso, ridiculizados en la discusión del quinto puesto del torneo, lo que representa una profunda herida en la moral del deporte nacional, cuyo orgullo ha sido varias veces dañado en la presente década.

El desastre de Lima se une a otros menos mencionados, pero que fueron mensajes entre líneas de que las cosas en materia de pelota no andaban bien desde hace algunos años, pues excluyendo las actuaciones del tercer Clásico y el título en la Serie del Caribe del 2015, las últimas demostraciones estuvieron por debajo de la expectativas de los aficionados.

El inicio del próximo clásico nacional se vislumbra como el posible punto de inflexión o comienzo de un nuevo ciclo en el deporte insignia, que debe ser reconfigurado desde la base hasta el Cuba, si se quiere ganar el terreno perdido.

La pelota necesita, entre otros canjes, nombrar un mánager, cuya dirección se extienda por un periodo mínimo de cuatro años y que cumpla con el requisito de dirigir a un conjunto de los participantes en la Serie. Además, requiere contar con recursos suficientes para estudiar y estar al tanto de las principales ligas, sin excluir de esta lista a la llamada Gran Carpa o el poderoso circuito japonés, en el cual ya hay un grupo de cubanos y se prevé se incremente en las próximas temporadas.

Este presunto director debe poseer acceso a la red de redes, disponer de una cobertura financiera para viajar al exterior a presenciar juegos con participación de cubanos y nuclearse de un grupo de asesores nombrados por la comisión nacional, que estén al tanto de lo más moderno en materia de béisbol, son requerimientos imprescindibles para retornar a una elite en la que actualmente no estamos.

También se hace indispensable la formación de una preselección de más de 50 peloteros que serán la base del conjunto nacional, de la cual pudieran bajarse o incluirse algunos nombres según su rendimiento, listado en el que abunden juventud y calidad.

En otro orden, hay que mejorar varios elementos como el pensamiento técnico táctico y el picheo, ambos de vital importancia para desarrollar el béisbol. En el último caso, los lanzadores tendrían que habituarse a tirar pegado, algo que tanto se ha olvidado en nuestro país.

Claro está, estos últimos parámetros es imprescindible implementarlos desde la base de la pirámide, el primer eslabón para el crecimiento de un atleta y se deben hacer ingentes esfuerzos para aumentar la práctica del béisbol en el barrio y el gusto por esta disciplina, ante un panorama que delata al fútbol como primer producto consumido por los jóvenes, adolescentes y niños.

Fundamental es inculcar en los peloteros, ante todo, que el béisbol es un juego y como tal se debe disfrutar, porque sin esta premisa hay pocas probabilidades de triunfo o pasará como lo visto en los recientes amargos capítulos, en los que la presión parece convertir al jugador cubano en un robot carente de independencia e incapaz de iniciativas.

Sobre el Autor

Luis Alberto Blanco Pila

Luis Alberto Blanco Pila

Periodista deportivo del Periódico Guerrillero

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero