Actualizado 21 / 09 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Lo que dejó el sub-23

Lo que dejó el sub-23

La fase clasificatoria de la VI Serie Nacional de Béisbol para menores de 23 años es historia, y con ella se esfumó otra oportunidad para que una selección de Pinar del Río avanzara hacia la postemporada, aunque en esta ocasión el conjunto de la más occidental de las provincias estuvo vivo hasta la última jornada, en un apretado calendario que al final pasó factura al rendimiento de nuestros peloteros.

Pinar alcanzó 23 victorias y fracasó en 13 oportunidades, igual que la Isla de la Juventud, actual campeón del torneo, quien a la postre logró el ansiado boleto hacia la semifinal, decidido por el famoso coeficiente de desempate TQB, que se inclinó por los isleños por las carreras producidas y permitidas en los enfrentamiento entre ambas novenas.

En la última subserie entre pativerdes y pineros se efectuaron seis choques, de los cuales los primeros sacaron triunfos en cuatro juegos, con marcadores de seis por una, 10 a nueve, cinco por tres y nueve a una, scores insuficientes para que los pupilos de Mario Luis Valle accedieran a la próxima etapa del clásico nacional sub-23.

No obstante, se vio un equipo que nunca cejó en el empeño de desbancar a los bisoños del Municipio Especial, y no en vano firmaron la mejor actuación de una representación pinareña en este tipo de lid, a pesar de quedar anclada en un grupo difícil, con tres anteriores campeones del torneo.

Pero prefiero quedarme con los aspectos positivos arrojados por Pinar en la presente contienda, antes que con la vetusta idea de que no se cumplió el objetivo de la clasificación, en una competencia que debe entenderse como una cantera para desarrollar peloteros y no como un posible título más para la historia de esta provincia, que ya cuenta con bastante en sus vitrinas.

Jugadores de posición con gran futuro como Frank González Abascal, Marlon la Montaña, Geovanis Hernández León, Toni Daniel Guerra y Reinaldo Lazaga Hernández, así como el prospecto Carlos Pelegrín Martínez-Malo, quien tiene mucho que aprender a su corta edad, pero también mucho por dar a la tierra del mejor tabaco del mundo, llenarán de páginas de gloria este periódico si se trabaja y se les da las oportunidades que reclaman sus capacidades.

En el área del pitcheo hay noticias halagüeñas y ya la fanaticada comienza a simpatizar con algunos noveles lanzadores, que de seguro serán llamados junto a los mencionados anteriormente a las filas de la preselección de cara a 59 Serie Nacional de Béisbol.

Frank Álvarez Díaz, Noel Reina Rodríguez, Leodán Reyes Lugo y Branlis Rodríguez Martínez muestran números de respeto en estadísticas imprescindibles cuando se habla de excelentes lanzadores, además de otro grupo de serpentineros que no debe escapar a la atención del manager Alfonso Urquiola.

Sin embargo, no todo fue color de rosa, los vegueros mostraron una mediocre defensa de 958, al punto de presentar el mismo número en este apartado que la media del campeonato, y en el bateo se compiló 258; 19 puntos por debajo del average colectivo del torneo, que fue de 277.

Defensiva que pudo dejar mejores dividendos para los pinareños, e incluso dar el pasaporte a los play off del certamen, aunque es válido destacar que no faltaron fildeos de lujo por parte de los vueltabajeros, que nos hicieron recordar a las famosas novenas que ha tenido este territorio.

También, se debe trabajar en el perfeccionamiento del pensamiento técnico-táctico de los jugadores, que incluye el saber cuándo y cómo ser agresivos en el corrido de la bases, o qué lanzamientos tirar a un bateador contrario dependiendo del conteo, así como definir en qué instancias dirigir el pitcheo desde el banco.

Profundo análisis merece el toque de bola, variante un tanto abusada en los últimos años en este país, al punto de ser repetido el guion una vez llegado el momento de la Regla Schiller, dos jugadores en bases y rápido el toque, simplificando las cualidades del bateador y regalando un out, muchas veces innecesario, estrategia de la dirección del conjunto verde que fue usada en varios juegos de extrainning.

Por otra parte, las erradas decisiones de los árbitros, que constantemente lastran el espectáculo, y atentan contra los jugadores se deben someter a juicio de las autoridades pertinentes, por constituir una quinta columna que combate el desarrollo no solo del béisbol pinareño, sino del cubano.

Así solo resta esperar a agosto, con el inicio de la venidera Serie Nacional, momento en el que cobrará vida el colosal estadio Capitán San Luis, del cual injustamente se despidió el sexto capítulo de la Serie sub-23.

Bateadores destacados del sub 23

lanzadores destacados del sub 23

Sobre el Autor

Luis Alberto Blanco Pila

Luis Alberto Blanco Pila

Periodista deportivo del Periódico Guerrillero

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero