Actualizado 23 / 08 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Gigante: así te ves

Yarisley Silva

De niña recibió siempre un ¡No podrás!, por respuesta a cada nuevo sueño. No podrás ser bailarina o no podrás ser atleta, le espetaban a boca de jarro quienes no tuvieron el tino para ver el estirpe de campeona que destellaba en sus ojos.

Muy “bajita” o muy “gordita” fueron los argumentos esgrimidos por quienes le descreyeron y que, hoy ante su gloria, lamentan su errático vaticinio.

Como si la limitante que sus condiciones físicas le imponía no fuese suficiente, aventurarse a hacer carrera en una disciplina considerada “cara” en el mundo atlético de hoy, marcaría su adolescencia y primeros años de juventud.

En lo adelante, labrarse un nombre en el ámbito nacional y luego en el foráneo, sería una tarea azarosa para quien debutaba en un deporte en el que nuestro país no tenía grandes referentes.

Aunque muchos no la recuerden, su primer gran estreno fue en las olimpiadas de Beijing 2008, cuando con apenas 21 años y una modesta marca de 4.15 metros, se vería relegada al décimo tercer puesto.

La vida, no obstante, suele premiar a quien persevera, y el próximo ciclo olímpico lograría consagrarla en la elite mundial. El quinto puesto en la cita del orbe de Daegu 2011 era solo el presagio de que estaba lista para empeños mayores.

La urbe londinense fue el escenario en el 2012 para su ascenso al altar sagrado del olimpo, su metal plateado allí la elevó para siempre a esa instancia reservada exclusivamente para diosas y dioses de su talla.

Después nunca más ha abandonado el podio. Ya sea en lides centro o panamericanas, Barrientos in Memóriam, ligas de Diamante, mundiales al aire libre o bajo techo; ella siempre ha estado ahí para poner el listón alto a sus rivales.

Esas mismas rivales por las que ha sido luego capaz de subastar su camiseta de titular universal, pues en su infinita humildad, no puede quedarse de brazos cruzados ante el sufrimiento ajeno.

Es esa misma humildad la que sin cortapisas también la ha llevado a abandonar la alta competencia y permanecer al lado del ser amado hasta su recuperación definitiva.

Por supuesto, hablo de Yarisley Silva, quien si no ha hecho todo eso en su vida, y a pesar de ello sigue siendo la misma persona afable y sencilla que salió un día de su modesta casa en un barrio de la carretera a Viñales, para regresar luego convertida en leyenda.

Hace unos días, y otra vez ante vaticinios negativos, volvió a demostrar su calidad al mundo, al conseguir la medalla de bronce en la reunión atlética de Londres 2017.

¿Hasta dónde podrá llegar Yarisley? Solo ella lo sabe, pues ha sido siempre la dueña de su propio destino. Ya nadie le volverá a decir jamás “eres muy bajita” o “no podrás cumplir tu sueño”, pues, garrocha en mano, ella encontró la forma de volar y verse gigante.

Sobre el Autor

Victor Manuel Blanco González

Victor Manuel Blanco González

Licenciado en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río, Hermanos Saíz Montes de Oca.

Enviar un comentario como invitado

0
  • Invitado - Delcentro

    FELICIDADES POR TU ACTUACIÓN EN EL MUNDIAL, ERES HISTORIA ENTRE LAS DEPORTISTAS GRANDES DE ESTE PAÍS, NO VEMOS EN LA OLIMPIADA...

    URL corta:

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero