Actualizado 12 / 11 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

21ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Amor al golpe


Guerrillero reproduce una versión de la entrevista publicada a Juan Fernández (El Morito), publicada el 24 de febrero de 1991, como homenaje póstumo al padre del boxeo en Vueltabajo.

"Lo primero que hice en mi vida fue jugar pelota. Yo me metía un día jugando y por la noche me lavaba un poco y salía a boxear para ganarme unos pesos. Nosotros somos nueve hermanos y recuerdo que cuando yo tenía unos 10 años tuve que tirarme para la calle a limpiar zapatos, a vender periódicos y cargar maletas.

"Ahí por donde está hoy el hotel Pinar del Río había una valla de pelear gallos, donde también la gente hacía una roleta para boxear. Yo iba allí porque me gustaba eso de boxear, entonces un día le dije al difunto Abad Méjico, que era el entrenador, que quería ser boxeador y me respondió que tenía que buscarme un short.

"Por suerte ese día andaba con 15 quilos en el bolsillo y me compré un short rojo y fui para allá, pero cuando me di cuenta de cómo era aquello, regresé para la casa. ¡Muchacho! Aquello era a golpe puro y no recibías ninguna enseñanza.

"Pero al otro día regresé, yo iba con mi short, sin camisa y sin zapatos y el entrenador me puso los guantes con un sobrino de él y quiero decirte que acabaron conmigo. Él sabía y yo no. Me partieron la boca y la nariz y cuando llegué a la casa eso fue un escándalo con la vieja.

"El boxeo siempre fue una batalla para convencer a mis padres. No olvido en el año '60 cuando salté a la liga profesional, el espectáculo que armó el viejo mío porque con quien yo iba a pelear tenía siete libras por encima de mi peso. Aquel día la Colonia Española estaba repleta y mi papá no quería que peleara con aquel hombre. Tuve que llamarlo aparte y lo convencí y quiero que sepas que aquella pelea fue una de las más fáciles para mí, le metí ko en el primer round al holguinero Piñeira.

"¿Pa' entrenar? Aquí en Pinar del Río había pocos boxeadores y lo que hacíamos era embullar al entrenador y todos los días por la mañana corríamos una pila de kilómetros y lo más lindo era que si después de la jornada no tenías un medio, no te podías tomar ni una taza de leche.

"Ya estando en la liga profesional nunca contamos con un gimnasio. Yo jamás hice un entrenamiento arriba de un ring, eso era en el piso. También nosotros colgábamos un saco en el aro de una cancha de baloncesto y ahí entrenábamos".

FUERA DEL RING

"Yo también tuve que fajarme fuera del ring.

"Recuerdo como si fuera ahora, que un 23 de diciembre iba subiendo la calle Real, vendiendo Bohemias y tres muchachos se me mandaron atrás y decían 'oye tú, el coño de tu madre' y yo por dentro decía 'me jodí porque aquí hay que batirse'.

"Yo iba por toda la calle gritando Bohemia...Bohemia y los muchachos seguían jodiendo y cuando llegué al Parque de la Independencia le dije a unos hacendados que vivían por allí que me guardaran las revistas porque había que batirse y yo no podía perder la plata.

"Oye, bajé la calle Real, cogí Máximo Gómez y me metí en un callejón, y cuando me voy a fajar con los tres, el jefe de la pandilla dijo: 'Un momento que esto es uno a uno', entonces le gritó al primero, 'coge Cayuco', y a ese, le di un sube, imagínate que cuando eso ya yo practicaba boxeo.

'"Ahora te toca a ti Murillo', le gritó al segundo, y también le di tremenda tanda. Entonces nada más quedaba el jefe que tenía una tabla y me metió un tablazo que me picó la mano y nos dimos una enredá', que esa bronca duró hasta el otro día que nos volvimos a ver donde está hoy La Terrazina y nos fuimos dando leña hasta el Pediátrico.

"Déjame decirte que después de esa bronca, esos tres tipos fueron mis mejores amigos en toda la infancia.".

YO SOY DE LOS QUE MÁS GRITAN

"Aquí todo el mundo grita. Yo fui boxeador y cuando me gritaban escuchaba.

"Es verdad, yo soy uno de los que más grita y grito porque siento y llevo el boxeo y a mis atletas. Sí, porque yo nada más que le grito a los pinareños; sin embargo, cuando estoy dirigiendo como comisionado el torneo provincial hago que la gente no grite. ¡Mira tú que lío!

"Pienso que gritar no es defecto. Pudiera ser que la explosividad sí, pero si la gente cree que trabajar más y más es un defecto ese sería el mío.

"Yo trabajo para desarrollar el boxeo. Es cierto que siempre he tenido la aspiración de ser el entrenador del equipo Cuba, pero te digo con sinceridad que la Federación de Boxeo ha reconocido mi trabajo. Sin ser entrenador del equipo nacional me siento como si lo fuera.

"Y los resultados se obtienen a base de ejemplo personal. Si tú llegas temprano la gente llega temprano, pero si tú llegas tarde la gente llega tarde.

"Las captaciones son importantes, pero hay veces que son por lo que te den en un determinado momento. Por ejemplo, yo fui un día a visitar a Luis Azcuy, y en su casa estaba Ariel Hernández, y le pregunté al muchachito si él quería ser boxeador y me respondió que sí, entonces le dije 'muévete ahí' y realizó algunos movimientos, me lo llevé para la Eide y hoy es doble campeón mundial juvenil.

"Con las captaciones te puedes equivocar, pero siempre se sacan buenos talentos. Además, el boxeador debe reunir condiciones morales, tiene que saber por qué compite y sobre todo tiene que ser un timbalú. El boxeador debe saber preparase y no puede ser un borracho, eso yo no lo admito, porque en mi vida jamás subí al ring con unos tragos en la cabeza".

HASTA DURMIENDO PIENSO EN EL BOXEO

"Hasta durmiendo estoy pensando en lo que vamos a hacer al otro día. Y pienso que el triunfo del boxeo pinareño no es del 'Moro' Fernández, yo puedo tener un pedacito, pero la victoria es desde el periodista que lo anuncia hasta aquel que hace un taburete para que el muchacho se siente.

"Y soy del criterio, y lo pones ahí, que al boxeo hay que atenderlo de la misma forma que hacen con la pelota, porque hace más de 15 años estamos del uno al tres en Cuba y un buen cartel de boxeo llena una instalación como mismo lo llena un buen juego de pelota.

"Yo no creo que el boxeo ha perdido en afición. Puede ser que el propio protector de cabeza afecte un poco el espectáculo porque hay menos ko, pero a mí me parece que es mejor que se chive el espectáculo y que el boxeo sea un poco más humano".

EL SÍMBOLO DEL BOXEO CUBANO

"He simpatizado con muchos boxeadores que han sido alumnos míos, pero si me obligas a dar nombres tengo que hablarte de Pablo Romero, Hipólito Ramos, Julio Quintana, José Luis Hernández y otros que no dejan de tener grandes méritos.

"Ahora bien, en mi vida como boxeador, entrenador y comisionado, tengo que decirte que el boxeador que más yo he admirado es Teófilo Stevenson. Creo que Teófilo es el símbolo del boxeo cubano y el símbolo del boxeo amateur de todo el planeta".

Y DECÍAN QUE YO ERA GUSANO

"Cuando en Cuba se acabó el boxeo profesional nos llamaron a unos cuantos atletas para definir lo que íbamos a hacer. Los que querían podían irse del país para continuar su carrera deportiva.

"Yo tuve una gran tragedia en Pinar del Río. Conmigo se hizo una injusticia, porque llamaron a tres para ubicarlos como entrenadores y a mí me dejaron fuera.

"Tremenda lucha tuve que dar para entrar al Inder. En esos años me metí a trabajar en Foto Chic y a la misma vez me desempeñé como activista. La gente no entendía por qué yo no era entrenador, hubo comentarios de que yo era un gusano hasta que en 1964 metí tremendo bateo en La Habana y después de tanto estira y encoge me ubicaron como preparador en Minas de Matahambre.

"¡De ahí para acá como ha llovido! Por cierto, en 1967 me llamaron para formar parte del equipo nacional que participaría en los Juegos Panamericanos de Winnipeg y en este mismo año salí por estímulo con Alcides Sagarra a Rumanía y a Hungría".

Quién iba a decirle a esa gente que daban como gusano al Morito Fernández que hoy, cuando el Inder celebra tu XXX aniversario, este hombre es siete veces Vanguardia Nacional, 12 vanguardia Provincial, 12 el mejor trabajador municipal, ostenta el Escudo Pinareño, la medalla Mártires de Barbados, la medalla Rafael María de Mendive, la medalla de los sindicatos soviéticos, la medalla 28 de Septiembre y que esté propuesto para recibir la medalla Lázaro Peña de segundo grado y encima de todo es militante de nuestro Partido.

Sobre el Autor

Ernesto Osorio Roque

Ernesto Osorio Roque

Licenciado en Periodismo en la Universidad de Oriente, Cuba.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero