Actualizado 26 / 09 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Secuencias de dos vocales iguales

Idioma español

Secuencia -aaa)
Se escriben con -aa-:
• Topónimos o antropónimos procedentes de otras lenguas, y sus derivados, que contienen esta secuencia vocálica en su grafía originaria: El Aaiún (topónimo árabe), Isaac o Aarón (antropónimos hebreos), con sus derivados aarónico, aaronita, o los
topónimos guaraníes Caaguazú (departamento del Paraguay), Caacupé (capital del departamento paraguayo de Cordillera) y
Caazapá (ciudad y departamento del Paraguay), con sus respectivos gentilicios caaguaceño, caacupeño y caazapeño.
• El extranjerismo afrikáans (del neer. afrikaans, 'variedad del neerlandés hablada en Sudáfrica'). b) Pueden escribirse tanto con -aa- como con -a-:
• Las voces formadas por prefijos o elementos compositivos terminados en -a, como contra-, extra-, infra-, intra-, meta-, para-,
supra-, tetra- o ultra-, antepuestos a palabras que comienzan también por a-; así, por ejemplo, son válidas las grafías
contralmirante, contranálisis, contrargumentar o contratacar junto a contraalmirante, contraanálisis, contraargumentar y
contraatacar, que conservan la doble vocal. Lo mismo ocurre con los demás elementos compositivos terminados en -a unidos
a palabras que comienzan también por a-, siempre y cuando se cumplan las condiciones generales para la reducción gráfica; no
resultan, por tanto, censurables, aunque puedan ser minoritarias en el uso, grafías como extrabdominal, infralímentar,
intrarticular, megatentado, parautonómico, supraórtico, tetratómico o ultratlántíco, junto a extraabdominal, infraalimentar,
intraarticular, megaatentado, paraautonómico, supraaórtico, tetraatómico o ultraatlántico. • Los compuestos resultantes de unir palabras terminadas en -a (frecuentemente formas verbales) a otras que comienzan
también por a-; así, puede escribirse cagaceite, portaviones o tragavemarías, junto a cagaaceite, portaaviones o
tragaavemarías. • Algunos americanismos, como caaminí/caminí ('variedad de yerba mate') y yaacabó/yacabó ('cierto pájaro de América del
Sur'). En todos los casos se recomienda que, si la reducción vocálica se halla generalizada en la lengua oral, se empleen
preferentemente las grafías simplificadas, que son las que han acabado triunfando históricamente en situaciones similares,
como se ve en aguardiente, catabejas, decárea, drogadicto, guardagujas, hexángulo, paraguas, saltatrás, tientaguja, tornatrás
o tragaldabas, voces que solo se escriben hoy en esas formas. Con h intercalada son preferibles albahaca, azahar, maharajá, tahalí, contrahacer, causahabiente, matahambre.
No obstante, debe mantenerse la doble vocal si la palabra base comienza con el prefijo privativo a-, como ocurre en
ultraamoral (de ultra- + amoral), para evitar que se interprete como base el término sin prefijar (en la grafía ultramoral se
entendería que la base es la palabra moral).

* Extraído de la edición más reciente, año 2010; página 165 y siguientes.

Sobre el Autor

Idalma Menéndez Febles

Idalma Menéndez Febles

Graduada del Instituto Superior pedagógico Rafael María de Mendive

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero