Actualizado 17 / 10 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
30ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Dudas de uso

Caricatura de Cervantes

Oír o escuchar

Oír y escuchar son palabras que suelen ser usadas indistintamente, aunque no sean sinónimos exactos.

Oír significa percibir sonidos, independientemente de nuestra voluntad, mientras que escuchar significa querer oír, tener la voluntad y la disposición de oír.

La diferencia, entonces, entre uno y otro verbo está en la intención, actitud o disposición que tengamos. Oír ocurre más allá de que queramos hacerlo o no, es un hecho físico, pero para escuchar es necesario que queramos hacerlo.

Así, alguien puede oírnos sin escucharnos, pero no podrá escucharnos, aunque quiera, sin oírnos. Para no escuchar, basta con no prestar atención, mientras que para no oír habría que taparse los oídos.

Sin embargo, es importante destacar que a lo largo de la historia ambos verbos han sido usados indistintamente, como sinónimos, incluso por autores de gran prestigio y renombre, de modo que no constituye una incorrección emplearlos así.

Lo aconsejable, de cualquier modo, es utilizar la lengua con la mayor precisión y cantidad de matices posibles para trasmitir de forma adecuada nuestro mensaje.

Cuándo usar oír

Oír significa percibir sonidos con el oído. Oír es un acto involuntario. Oímos cualquier sonido que nos llegue a los oídos, que sea perceptible. No depende de nuestra voluntad o disposición, es suficiente que un sonido sea audible para que lo percibamos. La palabra, como tal, proviene del latín audīre.

Por ejemplo:
- Desde aquí no te oigo.
- Oí un ruido muy fuerte de la calle.
- Sube el volumen, la música no se oye nada.

Cuándo usar escuchar

Escuchar significa oír prestando particular atención. Para escuchar debemos tener la voluntad o la disposición de oír algo, bien sea lo que alguien nos dice, bien un sonido que queremos oír con mucha atención. La voluntad, pues, es fundamental en el acto de escuchar. La palabra, como tal, proviene del latín vulgar auscultāre.

Por ejemplo:
- Marta no quiere escucharme pese a mis ruegos.
- Enciende la televisión, debes escuchar lo que dice el presidente.
- ¿Escuchas lo que te estoy diciendo?

Sobre el Autor

Idalma Menéndez Febles

Idalma Menéndez Febles

Graduada del Instituto Superior pedagógico Rafael María de Mendive

Enviar un comentario como invitado

0
  • Invitado - Luis Rubiano

    Sencillo y didactico el articulo. Una prosa precisa y limpida.

    URL corta:

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero