Actualizado 22 / 02 / 2020

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

19ºC
24ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Yoel, Popily y el sueño de una arboleda mágica

Yoel, Popily y el sueño de una arboleda mágica

Cuando la escuchó cantar por vez primera en aquel festival tabacalero de Consolación del Sur en Pinar del Río, Yoel sintió que se le erizaba la piel. Algo parecido a la felicidad pulsaba de pronto cada una de sus cuerdas interiores. El destino travieso había puesto al joven músico frente a María Julia, o Popily, maestra de voz dulce y energía indetenible para la creación. Desde entonces nunca estarían la una sin el otro.

Sobre la misma almohada soñaron una familia, un hogar, un patio lleno de plantas y risas infantiles y un proyecto que ayudara a la gente a soñar, con la misma pasión con que ellos lo hacían.

Popily se mudó a Sábalo, pueblo natal de Yoel, quien ya había formado por entonces su agrupación musical Tiempo libre. Curiosa por naturaleza, la muchacha hizo que él la acompañara a las casas de los más ancianos. Todo quería saberlo sobre aquel lugar de poco más de 3 000 habitantes.

Anotaba en su agenda anécdotas, tradiciones y cuanto detalle le pareciera interesante como esa vieja costumbre de los vecinos de pasear a sus muertos por el frente de la iglesia antes de enterrarlos, aun cuando el templo no les es camino.

Conoció además la historia de Segundo Hernández Pérez, artista que se disfrazaba para interpretar el «baile del gavilán» y amenizaba con sus hermanos las fiestas populares de Guane. Los Pérez se hacía llamar aquel combo, que cada 31 de diciembre quemaba un muñeco para despedir el año y arrollaba por la calle con su conga: Dame la media naranja,/ dame la naranja entera./ Que viva el muñeco que va,/ que va por la carretera.

«Inspirados en el legado de Segundo, aquel promotor cultural espontáneo, creamos nuestro proyecto sociocultural comunitario Almiquí», explica Popily y continúa: «Trabajamos desde el año 2005 con la finalidad de revitalizar las diferentes manifestaciones artísticas a través de una postura de respeto y amor hacia el medio ambiente.

«Se trata de una iniciativa muy humilde a la que le ponemos alma, corazón y vida. Al cabo de 15 años ya no hay nada que escoger de la casa para tirar, porque la casa ya tampoco tiene nada, pero bueno, todavía se hacen cosas aquí con mucho amor.

«Los niños tienen sus espacios caracterizados, trabajamos para el adulto mayor y desarrollamos cada mes de mayo jornadas de corte científico y cultural que constituyen una verdadera fiesta de pueblo».

Los esposos crearon un retablo de títeres y un espectáculo de teatro musical que lleva por nombre La arboleda mágica. Fue así como nacieron Doña Juti, Fanfán, Tontón, Arbolín Cantarín, Arbolita, Lluvia y decenas de personajes que muestran a niños y a adultos la nobleza de cuidar la naturaleza.

«Almiquí vino a llenar un vacío cultural de nuestra comunidad, carente de espacios como cines, teatros, galerías y casas de cultura», explica Yoel.

El patio de esta pareja, lleno de flores y plantas ornamentales, tal como lo soñaron alguna vez, sirve de escenario lo mismo a una gala artística que a un barrio-debate. Es un espacio donde nunca faltan los amigos.

El DJ Alberto, por ejemplo, delegado de la circunscripción 43, pone sus equipos de audio en función de cada una de las actividades.

«Con pocos recursos hacemos lo increíble y eso es gracias al potencial humano que tenemos. En ocasiones hemos llevado nuestro arte hasta los lugares de difícil acceso, donde hay personas que en su vida han visto un espectáculo y es muy buena esa retroalimentación que logramos con ellas. Siempre que se necesiten mis esfuerzos estaré aquí para lo que sea», afirma.

Alberto es uno de los incondicionales; otros, llegaron pequeñitos y hoy son hombres y mujeres que no olvidan lo que aprendieron con Almiquí y retornan una y otra vez a agradecer o a reciprocar el cariño, porque algo se lleva uno siempre del patio de Yoel y Popily, ya sea una orquídea, una fruta, un rico café o una caricia en el alma.

Sobre el Autor

Susana Rodríguez Ortega

Susana Rodríguez Ortega

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero