Actualizado 15 / 09 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

El Arrabal, zona free para la conexión de ideas

El Arrabal, zona free para la conexión de ideas

La peña El Arrabal se desarrolla en la Casa del Joven Creador en la ciudad Pinar del Río, dos veces al mes en horario nocturno, bajo la conducción de la psicóloga Heydi Díaz Crespo y el dramaturgo Irán Capote, con el auspicio del Centro Provincial de Cine.

Aunque el espacio ha itinerado por varios locales de la ciudad desde su constitución en el 2018, hace unos pocos meses quedó establecido en la sede de la vanguardia artística joven. Aún faltan por definirse los días habituales para su materialización, no obstante, tiene un público adepto que persigue las promociones en su página de Facebook (https://www.facebook.com/grupoelarrabal/) y no pierde un encuentro.

Es una de las peñas culturales más completa de la ciudad vueltabajera. Posee un guion inteligente fomentado en el debate, estimula el análisis y la autosuperación, divulga y conceptualiza el buen cine (cubano e internacional) y distribuye materiales digitales: libros, artículos, discos de música y películas mediante una red wifi creada solo para ello.

A través de fragmentos de filmes, los moderadores (Heydi e Irán) hacen preguntas sobre un tema puntual, motivado a su vez por alguna corriente sociológica o psicológica. Salen a relucir distintas perspectivas del argumento abordado hasta que las partes agotan sus tesis. En este sentido, fomenta la comunicación oral y la expresividad con una apasionada confrontación de ideas.

«Apasionada» no es en este caso un adjetivo gratuito. Así se expresan los asistentes cuando defienden sus puntos de vista individuales. Lo cual no es negativo a menos que se desborden los umbrales de ese sentimiento.

Hasta hoy, el único aspecto que limita la exquisita dramaturgia de «El Arrabal» es la inmadurez y el desconocimiento del público (ese que constituye mayoría, aunque afortunadamente destaca en él más de un asistente con criterio efectivo) pues el debate se contrae con opiniones insulsas que en nada sacian las certeras interrogantes de los conductores.

Además de sus loables virtudes, esta peña cuenta con una escenografía sencilla y bien pensada que valida la conceptualización de su objetivo. Los conductores recurren a un micrófono engalanado con nuestra bandera (de papel); ello connota un espacio que no obvia su contexto. En el set (llamémosle así al reducido escenario) también están dispuestas una cafetera en su fogón y una azucarera, como una invitación al consumo, al compartir, un llamado a la familiarización del inconsciente.

La presencia de un radio puede estar significando la virtud mediática de la palabra, y al mismo tiempo ofrece un toque de armonía al estilo retro que en conjunto, propone la decoración. También una escalera ataviada con postales de las películas promocionadas tributa desde el punto de vista simbólico. Ella representa el paso de un nivel a otro del conocimiento.

Precisamente, alguien del público definió «El Arrabal» como «un espacio para aprender». El espacio también es esencial para cuestionarnos de manera profunda, temas en apariencia superficiales que conciernen a la filosofía del ser humano.

Frecuentarlo, provoca el hambre de conocimiento y deja al espectador con ganas de afilar el discurso para el próximo encuentro. Por eso, a partir de las 10 de la noche, sus dos horas de duración transcurren ágiles, desterrando el aburrimiento.

El Arrabal, como indica su nombre, traslada al individuo a los suburbios de la mente, pues excita el autodescubrimiento y la opinión.

El arrabal

Sobre el Autor

Yanetsy Ariste

Yanetsy Ariste

Licenciada en Historia del Arte. Periodista del Periódico Guerrillero

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero