Actualizado 24 / 08 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Sobre animales y seres …humanos

La muerte de la cigarra.

Obra: La muerte de la cigarra.

La exposición Animal Planet, del creador pinareño Elvis Céllez, abre al público durante todo el mes de marzo en la galería de la Casa del Joven Creador de la capital vueltabajera.

Esta vez el artista se vuelca a la figuración protagonizada por animales. No obstante, sus piezas no pierden la autorreferencialidad porque la filosofía del artista está presente en cada una de ellas y su línea estética continúa nutriéndose del neoexpresionismo.

Digo neoexpresionismo porque se trata de un estilo en el cual la forma se libera con manchas de color o pinceladas (más bien brochazos) en apariencia arbitrarios. Además, las figuras cobran un halo grotesco, desgarrador o solitario. En el neoexpresionismo prevalece la emoción, se exageran los sentimientos.

En lo particular, Céllez trabaja obras de gran formato con una técnica agresiva, de pinceladas gestuales aplicadas “frené-ticamente” sobre el lienzo. Utiliza gamas cromáticas amplias, con intensos contrastes y líneas y contornos bien definidos.

Avoca una poética de lo grotesco. Lo grotesco en las artes visuales –definido por Adolfo Colombres, filósofo y antropólogo argentino– es la manipulación de las formas, la fealdad buscada en modo deliberado y a menudo potenciada con la imaginación, para producir la idea clara de que nada noble puede tener un personaje.

Elvis es así de irreverente en su obra. La exposición revela con ideas claras una postura política. Sin embargo, no deja de ser polisémica, pues a fin de cuentas esa es la esencia del arte.

Su obra no tiene pelos en la lengua. Es anárquica, rebelde. Caricaturiza una cosmología y su contexto. Esta vez, los animales son el pretexto para abordar puntos álgidos de la sociedad contemporánea y sus seres humanos.

Pero, ¿es sutil Elvis?

No lo ha sido antes, tampoco ahora. Pese a cualquier descripción en diccionarios, considero existe una diferencia entre sutileza e ironía. La primera es solapada y hasta dulce; en cambio la segunda, es punzante.

En Animal Planet la ironía disimula el pensamiento, quizás con la intención de esquivar sanciones. Los mensajes que esconde no son, precisamente, elogios.

Llamaron especialmente mi atención las obras Cargando con lo que la historia no absuelve y La muerte de la cigarra.

La primera es atrevida en su concepto, ricamente personificada con colores terrosos. En ella, dos escarabajos peloteros ruedan una bola de estiércol. Aquí como en el conjunto de piezas, el color tiene personalidad propia dentro del discurso creativo. Pulsa en algunas obras como ajuste de complementarios; en tanto, otras descubren igual gama de tonos. En cada situación, es un medio que contribuye al significado.

La muerte de la cigarra es el lienzo más lírico de la exhibición. Su composición elíptica remeda un camafeo, que, a su vez, tributa a algo íntimo, querido. Esta obra versa sobre una experiencia dramática: la pérdida de la madre. Es un desnudo del espíritu, y por eso una de las más hermosas y trágicas creaciones.

Está claro que el arte para Elvis Céllez es catarsis. Cada obra es un grito, una bofetada o una burla. Él es auténtico, simbólico, gráfico…Quien pueda asistir a la exposición presenciará uno de nuestros mejores exponentes de arte contemporáneo. ¡Eso lo aseguro!

Sobre el Autor

Yanetsy Ariste

Yanetsy Ariste

Licenciada en Historia del Arte. Periodista del Periódico Guerrillero

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero