Actualizado 22 / 03 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

16ºC
27ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Irán Capote ganó el premio Calendario con su “fragancia”

Irán Capote ganó el premio Calendario con su “fragancia”

Irán Capote.

El texto Eau de Toilette o La fragancia de las mofetas, del dramaturgo, narrador y director de teatro Irán Capote, mereció el premio Calendario que otorga la Asociación Hermanos Saíz.

La obra fue resultado de una investigación (de casi dos años) por parte del autor, para graduarse de la Universidad de las Artes, en la especialidad de Dramaturgia. Y obtuvo además el premio de investigación de dicho centro de estudios en el 2018.

La fragancia… es un texto dramático autorreferencial que habla de su relación con la familia, con Cuba y con la tierra que lo vio nacer: San Juan y Martínez.

Trata sobre un joven realizador, Reinaldo, que está haciendo un documental sobre un asunto álgido y termina siendo traicionado. Escrita con la poética de la felonía, Eau de Toilette, aborda también desde la ficción, otros temas como la censura, el desahucio, la separación de la familia y del campo por motivos profesionales… Irán ha definido al protagonista como un alter ego de sí mismo. En sus páginas las mofetas son las que traicionan y la persona a la que uno le adjudica el mal olor.

Guillermo Cabrera Infante, Virgilio Piñera y Reinaldo Arenas son fuentes activas dentro de su investigación. “Cuando comenzó la obra pensaba hablar de esos autores y finalmente terminé dándome cuenta que los estaba usando como escudo para hablar sobre mí. Finalmente, lo más lógico fue que hablara de mí y los homenajeara de alguna forma”, apunta.

Capote experimenta a nivel de estructura en La fragancia… Refiere que no es una obra escrita “del pi al pa”: con posición, conflicto y desenlace, y se plantea desde espacios poco convencionales como el correo electrónico, el chat en Facebook y los selfies. Así construye dramatúrgicamente algo paradójico en el plano teatral y rompe con las tradicionales zonas concretas.

A Irán le gusta leer, ver películas… No pasa un día sin que escriba y a las cinco de la mañana, cada jornada, está frente a la computadora. Explica que esa costumbre “tempranera” le llega de sus orígenes, porque en el campo uno se hace madrugador para toda la vida.

“Nací en el Jíbaro, una finca de San Juan, que amo. En ella vive mi familia, allí me acerqué a la poesía que podía tener el mundo para mí”. Entonces me adelanta: “Estoy preparando un libro de narrativa que cuenta la historia de un niño en un ambiente así, en pleno periodo especial y cómo ese niño analiza la vida bajo esas circunstancias. Ese proyecto podría ser el mejor homenaje que le haré a esa tierra”. Supremamente, afirma: “Creo que de todos los paisajes que he visitado, es del que no me desprendo”.

En la actualidad se desempeña como director artístico en Teatro Rumbo donde ha llevado a escena importantes textos de la dramaturgia cubana contemporánea. Obras suyas han sido representadas en Cuba y Estados Unidos por Rumbos y el proyecto teatral Puertas, respectivamente. Su obra El casting ha sido publicada en España por la editorial Guantanamera, y también aparece en la antología de teatro pinareño Tras la cortina de Ediciones Loynaz. Otra de sus piezas, Medea prefabricada, saldrá a la luz este año por la editora cubana El mar y la montaña.

Lo define el humanismo. Sufre y se alegra por la cosas malas y buenas de los seres. No soporta la mentira, la deslealtad, el egocentrismo, la pomposidad de la gente. Asume su carrera como un oficio más y no le quita valor a ninguna profesión para darle más a la suya. “El oficio del dramaturgo es como otro cualquiera”, dice.

“Me aburre el teatro lineal, tradicional. Siento que la dramaturgia, a la par con los tiempos, tiene que insistir más en restructurase”.

Llama la atención sobre la importancia de estrechar los vínculos entre la escena y el espectador, para que este juegue un rol y encuentre motivaciones, que lo conviden a volver al teatro en tiempos en los que la tecnología roba todos los estímulos visuales.

“Un texto teatral debe basarse en una investigación de su contexto y del lenguaje”... Todavía se hace mucho teatro viejo en Cuba, digo ´viejo´ por las maneras de producirlo y de hacerlo, que chocan con la velocidad de los tiempos que corren y las generaciones de hoy”, abunda.

“Creo que el teatro en Pinar del Río necesita revitalizarse, reactualizarse. Requiere virarse hacia el espectador y pensar en él. Empezar a investigar, y partir de ese investigador para producir. A veces creo que los creadores podemos estar un poco entumecidos con las estéticas, y en muchos casos, seguimos viendo el teatro como un fenómeno rarificador. No podemos olvidar que uno trabaja para un público: esa es la razón de ser”.

“Las maneras promocionales en la provincia son paupérrimas. No pueden limitarse solamente a un cartel, cuando toda una generación está saturada de imágenes online”, agrega.

La obra de Irán Capote ha alcanzado el reconocimiento de muchos de sus coetáneos. No solo sus lauros, sino su talento, su afición por el buen arte, su filiación al público, me llevan a aseverar que es hoy uno de los jóvenes artistas más prominentes en Pinar del Río.

Sobre el Autor

Yanetsy Ariste

Yanetsy Ariste

Licenciada en Historia del Arte. Especialista de Comunicación externa de Radio Guamá.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero