Actualizado 25 / 05 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Para quien la poesía es esencia

Ismaray Pozo Quiñones. / Foto: Januar Valdés Barrios

Ismaray Pozo Quiñones. / Foto: Januar Valdés Barrios

Ismaray Pozo Quiñones nació hace unos 30 años en el Puerta de Golpe que aún habita. Posee la hidalguía de los buenos artistas, porque asumió la literatura como un modo de vida.

2018 fructificó para ella, no solo con la publicación de su libro de poemas Abisales, del sello Loynaz, sino también con el premio literario Luis Rogelio Nogueras que otorga la Editorial Extramuros del Centro Promotor del Libro y la Literatura de La Habana.

Escribiste en uno de tus versos “El poeta sobrevive si crea mundos…”, ¿cómo defines ese hábito: la escritura?

“La poesía para mí es esencial. Al principio fue quizás como nos llega a todos los poetas: a través de musas, inspiraciones, necesidades vitales. Ahora no, ahora para mí es disección del lenguaje en el sentido más estructural de la palabra. Es asociación, resemantización, búsqueda de significados. La poesía está integrada a la ontología, tiene una visión teleológica. Incluso para entender la vida y lo que me rodea; necesito de ese ejercicio”.

¿Cuándo comenzaste a escribir?

“Con 15, 16 años, estaba en la Vocacional. Creo que es una buena etapa para comenzar, sin embargo, marcada –como te decía– en ese momento por la inspiración y los estados anímicos. Ello alejaba los procesos creativos, porque no todo el tiempo venían los estados anímicos propicios para escribir.

“Ese proceso se fue sedimentando con el tiempo y ahora prescindo hasta de esos estados. Me gusta escribir de la manera más racional, de la manera más centrada posible. No puedo hacerlo cuando estoy conmovida, cuando estoy abatida, preocupada. Necesito una limpieza espiritual y anímica”.

¿Qué espacios prefieres para llegar a un poema?

“Preferentemente en mi casa que es un espacio complejo: mi padre es clínico y son recurrentes las visitas de pacientes, o sea, mi casa es casi un consultorio. Pero en las madrugadas encuentro los espacios de silencio, del más puro inti-mismo”.

¿Crees que tu formación académica ha influido en tu poesía?

“Sí, soy graduada de Historia del Arte y se nota en la escritura que hago ese sesgo que ha marcado la huella del arte. Es una carrera muy amplia con un sentido abarcador de la cultura y te da elementos, una apertura no solo a la literatura y al arte sino a la vida en sentido general. Me gusta una poesía marcada por el textualismo y la Historia del Arte me ha permitido conjugar las cosas.

“De ahí que mi poesía esté marcada por la referencialidad, nombres, procesos artísticos, musicales, porque además soy melómana y colecciono música”.
Ella me cuenta que aparte de escribir le apasiona leer. No fue tan buena lectora antes como lo es ahora, porque la miopía le ocasionaba dolores de cabeza interminables.

Le gusta el jazz y el blues. A veces necesita escribir escuchando esa música. Miles Davis “el príncipe de la oscuridad” es a quien más recurre porque es absorbente y la conecta con lo que hace… Otras veces prescinde de melodías. Solo depende de aquello que desea comunicar.

¿Qué temas te gusta abordar?

“Preocupaciones propias abocadas al ser humano, por eso te decía que lo expongo como un ejercicio teleológico. Para mí la poesía es descubrimiento. Tiene que tener una finalidad. Me ayuda a descubrir todo a mi alrededor y a mí misma…

“Me interesa la metafísica, las preocupaciones comunes del ser humano: la muerte, el amor”.

Sé que has tenido otras inclinaciones artísticas. Háblame de ellas

“Sí, he estado marcada por muchos caminos. En cine por ejemplo, he tenido encuentros y desencuentros. Quise estudiar dirección de cine en la Famca (Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual, del ISA) con 18 años y luego guion en San Antonio de los Baños hace unos dos años.
“Mi interés llegó por una pasión de aficionada. Luego agradecí no haber entrado ni a la Famca ni a San Antonio, pues eso iba a hacer que me desvirtuara de lo que realmente me interesa: escribir poesía. Sin embargo, lo positivo de esa exploración es que me llevó a conocer personas del medio”.

¿Cómo fue el proceso de creación en Abisales?

“Me abrí al proceso de publicación tarde. He sido muy remisa a la hora de publicar lo que hago. Comencé temprano a escribir pero no era mi intención publicar.

“Mi primer libro fue Regresiones publicado en la editorial española Guantanamera, y luego Abisales, que inicialmente se llamó Eterno consorte de mi alma, y fue mención en el Premio Calendario 2017.

“Estoy gratamente satisfecha con ese libro. Creo que marca un salto desde Regresiones que recoge todos esos poemas iniciales de los primeros 20 años, y me aproximo más a mi manera de escribir, de ser, de ver las cosas. Abisales es más la poesía que quiero hacer.

“Y estoy muy agradecida que se haya publicado en Pinar del Río. Estuve mucho tiempo viviendo en La Habana y me alejé de lo que acontecía aquí. Entonces es un reencuentro con mi provincia.

“Lo he presentado en varias ocasiones y ha sido buena la acogida. Aunque me basta con que un verso, una palabra del cuaderno diga algo a alguien”.

¿Cómo llegas al “Luis Rogelio Nogueras”?

“Sucede que soy un poco despistada. Estoy alejada de los medios y a veces pasa un mes y no veo la televisión. Esta mal que lo diga, pero soy sincera. Así me ocurrió con Abisales, vi la convocatoria en la televisión y solo tenía un mes para trabajar.

“Con el ‘Luis Rogelio’ ocurrió parecido. Es un premio al que le había perdido la pista porque solo convoca anualmente en un género, este año convocó en poesía. Sentí que era el momento oportuno para participar. Siempre pienso que no se pierde nada enviando a un concurso y además del reconocimiento que se gana, el certamen te subvenciona el libro.

“Envié el cuaderno La recitante. El propio título alude a un texto teatral de Aimé Césaire (poeta y político martiniqués). Es un cuaderno marcado por la búsqueda interior. Pone a la voz de una mujer como protagonista, una voz ventrílocua que sale desde el centro y luego se expande en muchas voces. Es un texto sobre el cómo me asumo y asumo al resto y cómo creo que otros me asumen. Manifiesta el diálogo de las representaciones, de la multiplicidad de voces hablando y convergiendo”.

“Debe salir en noviembre del año próximo, en el aniversario del natalicio de Nogueras”.

Ismaray suscribe a Hemingway cuando prefiere leer a los clásicos antes que a sus contemporáneos, porque siente que de ellos puede nutrirse. “Son imprescindibles”, dice, y devela su ánimo por la indagación constante.

En ella la poética es expresión de conocimiento y asociación de conceptos artísticos y humanos...Y un poema es la trinchera donde “inmensa cabe la noche dentro”.

Sobre el Autor

Yanetsy Ariste

Yanetsy Ariste

Licenciada en Historia del Arte. Periodista del Periódico Guerrillero

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero