Actualizado 17 / 12 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

21ºC
29ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

¡Y nadie lloró!

En esta obra nadie llora

Foto: Yanetsy Ariste

Polizonte teatro estrenó recientemente en el “Milanés” de la ciudad Pinar del Río una adaptación de Lisis Díaz a la comedia de situaciones En esta obra nadie llora, escrita por la dramaturga peruana Mariana de Althaus.

El argumento de la pieza versa sobre una directora de teatro que el día del estreno de su primera obra debe lidiar con problemas técnicos y actores complejos.

El elenco estuvo integrado por Ainelys Ramírez, Liubis Portilla, Adrián Albóniga y Arlett Cabrera; en la voz, Sandra Pérez. Lisis Díaz asumió el protagónico y la dirección de la puesta.

En esta obra nadie llora posee un centro lúdico. Polizonte seleccionó un texto inteligente y grácil. Mariana de Althaus considera que los actores en su vínculo con el dramaturgo y el director aportan en modo sustancial a la escena.

Ese mismo principio lo ha puesto en práctica Díaz “dejando ser” a su elenco. Cada personaje expresó una situación diferente: Ainelys tenía ideas propias sobre cómo debía actuar; Adrián un ataque de nervios; Liubis inconvenientes con el vestuario; mientras Arlett se ocupaba de la producción y Sandra, en cabina, del sonido y la iluminación. La directora intentaba conjugar (incluso dudando) todas las acciones en un engranaje factible, a 15 minutos del estreno.

En la nómina sobresalieron Liubis Portilla y Lisis. Una, porque su actuación enriqueció dramáticamente la contraparte del protagónico. Otra, debido a que encarnó la histeria de una artista en apuros, en la olímpica tarea de actuar y dirigir actores al unísono.

Aunque predomina el coloquio como forma de diálogo, el aparte dirigido al espectador es más pintoresco: sirve como pretexto para el discurso autorreferencial y la exposición de las problemáticas de la manifestación en la provincia (como la nula formación de actores y la no profesionalización del personal técnico). O sea, no por enmarcarse en el género comedia, la obra ha dejado de plantar en los terrenos del pensamiento.

La escenografía se manifestó mediante parles escalonados y sobre ellos aparecieron dispuestos elementos personales de los actores: significantes de una atmósfera de ensayo. También el “Milanés” fluyó como un escenario íntegro, pues los personajes recorrían el proscenio en diferentes momentos.

La importancia de En esta obra nadie llora radica en mostrar el cosmos interior del teatro, su funcionamiento: los avatares de los actores, el dificultoso arte de la dirección a las puertas de un estreno y las alternativas ante los fallos de último minuto.

Sobre el Autor

Yanetsy Ariste

Yanetsy Ariste

Licenciada en Historia del Arte. Especialista de Comunicación externa de Radio Guamá.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero