Actualizado 12 / 11 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

21ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Osmel Francis Turner, el idealista

Osmel Francis Turner

Osmel Francis Turner

Un colega y yo nos topamos con Osmel Francis Turner, director del grupo Cubanos en la red. El reconocido músico caminaba por las calles pinareñas con la humildad de un ciudadano común.

Mi colega le pidió una entrevista. Yo me sumé con el afán de escribir sobre su quehacer actual. Conocía del trabajo de “Cubanos en la red” como cualquier persona que ha vivido en los 2000. Sin embargo, no imaginaba la grandeza del hombre detrás del músico.

En un espacio tranquilo intercambió con nosotros. Dijo estar enfocado en Pinar del Río. Aseveró que cuando se interesa en la geografía y la gente de una región, se entrega de lleno.

Tiene muchos amigos antropólogos que lo instruyen. Ya ha indagado en el origen de nuestros primeros pobladores: los guanatabeyes, para formular una tesis sobre el fenotipo del pinareño, pues aquí observa “una mezcla diferente a la del resto del país” -quizás por la ascendencia española-.

Le gustaría incentivar un diálogo sobre el origen de las culturas indígenas en Vueltabajo. En otro momento de su visita podría generarse el proyecto y tantos otros que ocupan su mente.

En ese punto de la conversación parecía que Osmel no hablaría de música. Comprobé que es muy comunicativo. Posee una versatilidad prodigiosa que lo lleva a investigar sobre cuestiones históricas, antropológicas, científicas. Tiene muchas ideas; pero no solo se limita a soñar, también materializa esos sueños…

Cuando mi colega le pidió definiera su música, él respondió que no podía encasillarla; que incluso le resultaba difícil a musicólogos y especialistas del Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana (Cidmuc). Abordó que sí gozan de una fuerte influencia del rap. Porque el rap permite mucha letra en poco tiempo. Además, el rapero es un “narrador oral”, “un cronista social”, “un cuentero”. Si de precisar se trata su música es “ambientalista”.

“Cubanos en la red” es ecologista desde su génesis. Para ejemplificarlo se remonta a su primer éxito en el 2001: Décima al sol, tema “contagioso” especialmente por su coro “apagón en toda la población”, que refería al apagón solar.

“El grupo musical Cubanos en la red se distingue muy poco del ecologista. El primero es el promotor del segundo. Si unas 10 o 12 personas integran el grupo musical, alrededor de 9 000 o 10 000 integran el ecologista en todo el país”, aseguró Osmel Francis.

Insistió en que la música es una herramienta para mover ciertos resortes sociales que inspiran en las personas el amor por la naturaleza. Su objetivo es impulsar esos sentimientos de compromiso con el entorno.

A los ocho años escribió su primera canción sobre el cuidado de los animales. Durante su adultez trabajó seis años en el Parque Baconao. Unió sus conocimientos de ingeniería a su afición artística.

Allí implementó una serie de proyectos junto a un colectivo que compartía su vocación naturalista.

Creó un órgano marino, único de su tipo en el mundo en ese momento. A partir de siete silbatos que funcionaban con la energía de las olas (como la longitud de onda varía, la longitud del tubo define las notas). Le concedió la melodía de una canción de su padre que se nombraba Baconao. Apuntó: “Eso es música ambiental. Ese órgano salió en todas las revistas científicas internacionales y en las cubanas no se les dio promoción. Yo mismo no tenía conciencia de lo que hicimos… Habíamos utilizado la energía de las olas para producir música”.

Cursó talleres en el centro Félix Varela, en el “Martin Luther King”, en el Centro de Educación y Promoción para el Desarrollo Sostenible (Ceprodeso). Empezó a organizar festivales en los barrios más desfavorecidos de su localidad, Playa. Los hacía coincidir con las fechas ambientales.

Poco a poco inició una red social, ambiental, educativa y surgieron los festivales del agua, de los océanos, de la tierra. Fue transformando sus hábitos, su manera de relacionarse, porque vive rodeado de niños, y de talentosas mujeres que forman parte de su grupo.

Cuando el éxito comercial comenzó a competir con la carrera ambientalista pidió permiso al Instituto de la Música para dedicarse por entero a la educación ambiental. Desde el 2010 todo el repertorio de Cubanos en la red es ambientalista. Antes de esa fecha, declaró: “Éramos un grupo ambientalista que no había llegado a la madurez.

“La gente me ve rapeando… pero nosotros estudiamos todos los días, lo hacemos con conocimiento de causa y reconociendo la repercusión que tiene cada acción.

“Nuestros temas no son comerciales, no se escuchan en los medios con frecuencia (…). Llevo más de cinco años en guagua, así conozco las historias de las personas, porque cuando los artistas triunfan, se aíslan y después les cuesta componer”.

Así ha ganado el respeto de varias organizaciones mundiales. Es promotor de la FAO y de la Organización Mundial de Salud. Mereció el premio iberoamericano de la ética Elena Gil. Es miembro de honor de Cuba Solar, del secretariado del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos; socio del Centro de Intercambio y Referencia Iniciativa Comunitaria (Cieric) y de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas, entre otras.

Osmel es un visionario. Advierte que “simplemente convenir la creación de riquezas con la justicia social no es garantía de sostenibilidad, eso es quizás garantía de prosperidad a corto plazo. Realmente hay que concertar la creación de riquezas con la justicia ambiental, es lo único que hará que pueda continuar la vida”.

Al indagar sobre su presencia en Pinar del Río nos confesó que se debe a una serie de factores, que no tienen que ver solo con la riqueza natural de Vueltabajo.

Eneises Gómez Díaz, integrante de su agrupación (musical y ecologista), ha sido el puente. La joven consolareña, de origen campesino, atrajo al grupo hasta su pueblo. “Nos fuimos enamorando de la cooperativa, de las montañas, de la gente… Tanto así, que su familia es protagonista de la canción del verano de este año.

“Hoy queremos transformar el vertedero de Consolación del Sur, sus prácticas. Estudiar sobre el almiquí, el endémico cubano con más alto peligro de extinción; sobre la cantera más grande de Pinar del Río; asegurar miles de árboles fomentando los bosques…”.

Aspira instaurar la sede del grupo en Consolación, al interior de las montañas, porque esta tierra lo ha cautivado.

Finalmente apunta: “Hay personas que pasan tanto tiempo sentados, viendo televisión o jugando dominó, con tantas cosas lindas e importantes que hay que hacer”.

La entrevista se dilató en el tiempo, pero valió la pena. Osmel Francis es martiano; sencillo líder de opinión, con la capacidad de convencer y movilizar a las personas. Estoy segura de que si hubiese más artistas como él, el mundo sería un lugar mejor.

Sobre el Autor

Yanetsy Ariste

Yanetsy Ariste

Licenciada en Historia del Arte. Especialista de Comunicación externa de Radio Guamá.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero