Actualizado 18 / 07 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
35ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Desembarco de Maceo por Duaba un día como hoy

Playita de Cajobabo.

Playita de Cajobabo.

Un día como hoy, hace 124 años, desembarcaron por Duaba el general Antonio Maceo, su hermano José Maceo, Flor Crombet y un grupo de aguerridos jefes que ansiaban reiniciar las luchas por la independencia de Cuba.

Los expedicionarios habían partido desde Bahamas a bordo de la goleta Honor. Cuentan que sobre las doce de la noche, José abrió el baúl de las municiones y empezó a distribuirlas. Eran apenas once armas largas que tocaron a los expertos tiradores mientras al resto de los hombres le correspondió un revólver y un machete. Así describen los historiadores los acontecimientos del primero de abril de 1895:

“A la una de la mañana divisaron las luces del faro de la Punta de Maisí, extremo más oriental de Cuba. Con una noche de mal tiempo y el mar embravecido las olas zarandeaban la goleta. El general Maceo ordenó al patrón hacer proa a la luz del faro, pero, ante el temor de que otra luz avistada en ese momento fuera la de un crucero español, decidieron dirigirse inmediatamente a la tierra más próxima, echando el ancla frente a la costa. Se lanzaron botes al agua para reconocer la costa pero era muy difícil alcanzar la tierra firme, por lo que tuvieron que regresar a la goleta. En esas apremiantes circunstancias decidieron sacrificar la goleta, echándola sobre la costa. Cuando la embarcación tocó fondo se viró de babor y todos los expedicionarios tuvieron que lanzarse al agua para ganar la playa, que afortunadamente era de arena. Las olas destrozaron con furia la goleta Honor y pocas horas después un cañonero español descargó sus baterías sobre los restos de la misma”.

Las primeras luces del amanecer se avistaban ya cuando aquellos patriotas lograron alcanzar la tierra amada. Llevaban las ropas empapadas por el agua del mar y el sabor incómodo del salitre pegado a los labios. En lo adelante enfrentarían una persecución atroz por parte de las tropas españolas, pero estaban siguiendo los dictados de su corazón y llevaban el alma ligera dentro de sus cuerpos cansados por aquel viaje extenuante.

Sobre el Autor

Susana Rodríguez Ortega

Susana Rodríguez Ortega

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero