Actualizado 26 / 06 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

¡El 23 se rompe el corojo!

Primera carga al machete en Cuba.

Cuando ya la histórica conversación entre el jefe del ejército español Arsenio Martínez Campos y el mayor general Antonio Maceo estaba por terminar, pues no lograron –es lógico– un entendimiento; cuando ya Mangos de Baraguá se hacía épico por el suceso que estaba teniendo lugar bajo su sombra epónima y ante la retirada del militar español, el oficial mambí Florencio Duarte, dirigiéndose a sus compañeros de lucha y como sentencia premonitoria afirmó: ¡Muchachos, el 23 se rompe el corojo!.

Estaba así asegurando que a pesar de 10 años de dura lucha, y de una protesta para dejar clara la postura intransigente de quienes se oponían al vergonzoso Pacto del Zanjón, la lucha continuaría.

Y así fue: el 23 de marzo de 1878 los jefes mambises Belisario Grave de Peralta, Vicente García, Flor Crombet, Francisco Borrero y Guillermón Moncada, en sus correspondientes jurisdicciones, reanudaron la guerra contra España.

Los dos propósitos que los habían lanzado a la manigua seguían inconclusos: no había independencia y continuaba la esclavitud.

Cuenta la historia en un informe del coronel José Maceo que los soldados españoles llevaban atados a sus fusiles pañuelos blancos y que eludían el combate dando vivas a Cuba, a la paz y declarándose hermanos. La treta de Arsenio Martínez Campos era hacer fracasar la resistencia revolucionaria y lograr la paz a toda costa, de ahí que las tropas españolas no respondían al fuego.

Los mambises tomaron la sana decisión de combatir mientras tuvieran municiones y también acuerdan de que Maceo parta al extranjero –por temor a que perdiera la vida– a reunir combatientes y armas para proseguir la contienda.

Y si bien es cierto que el Titán de bronce sale de la Isla, lo hace sin pactar y dando una lección, tanto a enemigos como a amigos de que la intransigencia y lealtad a la Patria son condiciones indispensables de los hombres buenos.

De Maceo heredamos su estirpe.

Sobre el Autor

Daima Cardoso Valdés

Daima Cardoso Valdés

Licenciada en Derecho en la Universidad de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero