Cuando el deporte es inclusivo

Recientemente se desarrolló una simultánea de ajedrez en la escuela especial José Martí, ubicada en la capital pinareña.

El alumnado del centro se compone de 25 niños con discapacidades, quienes a pesar de sus impedimentos son enseñados por instructores del Combinado Guamá. Hasta ahora el proyecto deportivo solo integra las modalidades de atletismo y fútbol, junto al ya mencionado.

La mayoría de los educandos participaron en esta fiesta del juego ciencia, que reunió a dos jugadores del equipo de la facultad de cultura física Nancy Uranga Romagoza y a otros jugadores convencionales. 

Yureimy Márquez Alfonso, directora de la escuela creada en 1986, planteó que «las desventajas de los niños son sensoriales, o sea, auditivas, visuales y de lenguaje. Acciones como esta de convocar a una simultánea es un camino que se empezó varios cursos atrás y siempre con profesores del ´Guamá´».

Expuso que «se intercambia con los niños y ellos captan enseñanzas. Es un trabajo muy serio y bonito. Hay muchachos que han obtenido premios nacionales; en el ajedrez, un estudiante ganó un torneo y esto ayudó mucho a la masividad que alcanzó este deporte en la escuela».

Por su parte, Ronald Suárez Izquierdo, profesor de ajedrez, perteneciente al Combinado y organizador de la simultánea, afirmó que «se han logrado resultados de importancia como medallas nacionales y provinciales, de ahí que la escuela se ha convertido en referencia en Pinar del Río. Actualmente tenemos dos alumnos de gran futuro en el mundo de los trebejos: Neymar de Jesús Alejo Barrios y Diosbel Valdés Crespo».

«Estos niños no son despreciados ni discriminados, todo lo contrario, son incluidos y una razón más es que hoy se enfrentaron a atletas sin discapacidad; además, los padres nos motivan a seguir con esta labor».

En cuanto a los resultados de los estudiantes, una vez vinculados al deporte, la directora comentó sobre las habilidades que se aprenden en el ajedrez y que luego las usan para la vida diaria, por ejemplo, que este es un canal para liberar energía a la par de ganar en concentración.

Sobre la incidencia del ajedrez en este tipo de practicante, el doctor en ciencias, Jorge Luis Díaz González, profesor principal de la asignatura de ajedrez en la «Nancy Uranga», asevera que «el ajedrez cultiva en el hombre su mundo intelectual y su personalidad en general; estos niños, debido a sus dificultades físicas, desarrollarán un pensamiento por representación de imaginación, algo impresionante».

Insistió en que «la concentración de la atención por un tiempo prolongado, algo fundamental en el ajedrez, permitirá en ellos desarrollar la habilidad de crear; les fortalecerá su pensamiento; socializará conocimientos, representaciones, en fin, unos ayudarán a otros y ganarán todos».

Lejos de aislarlos por sus condiciones especiales, la política deportiva de Cuba los incluye, muestra fehaciente de que sigue viva una de las ideas fundacionales del desarrollo deportivo de nuestro país tras el triunfo de la Revolución y es que el deporte es derecho de todos.