«Con los pinareños se puede contar»

Entrevista a Julio César Rodríguez Pimentel, presidente del Consejo de Defensa Provincial en Pinar del Río.

Pinar del Río fue la primera provincia en declarar cuarentena para una comunidad- la Camilo Cienfuegos de Consolación del Sur- y la segunda del país en reportar un evento de trasmisión local de COVID-19, sin embargo, a pocas horas de levantar las restricciones en el asentamiento La Ceiba, del municipio Guane, que también estuvo en aislamiento, la situación del territorio con respecto a la presencia del virus SARS- CoV-2  es estable: de los 52 casos confirmados hasta la fecha, solo dos continúan ingresados.

A juicio de Julio César Rodríguez Pimentel, presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP), hay que mantener la vigilancia pues así lo confirma la última paciente diagnosticada en Mantua.

“Nos incorporó una mayor percepción del riesgo, aun cuando no existan grandes problemas. Hay mayor tranquilidad, pero en cualquier localidad podemos tener pacientes asintomáticos, es imposible asegurar que no haya algún caso sin detectar y que donde aparezca no tengamos un evento de transmisión local.

“En Mantua actuó con agilidad el Grupo de Trabajo Temporal en coordinación con Salud Pública, que es el organismo rector, y se logró que ni siquiera la familia de la contagiada diera positiva, pero no podemos dar garantías, aunque lo público es que tenemos estabilidad, sin nuevos casos”.

Insistió en la necesidad de fortalecer la pesquisa, la cual se controla con dúos de militantes del Partido y la UJC: “No voy a decir que es perfecta, pero aproximadamente el 60 por ciento de la población es visitada diariamente para conocer sobre la situación sanitaria de la familia. Hemos identificado lugares donde falta sistematicidad o la encuesta epidemiológica no se ha hecho con profundidad y lo trabajamos en la misma medida que lo conocemos: los compañeros de Salud Pública han ido enmendando estas deficiencias y con mucha prontitud, por lo que hoy tenemos calidad en las pesquisas”.

Exhortó a no bajar la guardia con la COVID-19 y a la vez a enfrentar la presencia del Aedes aegypti: “Tenemos focos, principalmente en San Juan y Martínez, San Luis, Pinar del Río y Consolación del Sur. Hay dengue en la provincia, aunque no se reportan áreas de salud con transmisión, pero con más mosquitos volando las probabilidades de que haya enfermos es mayor y esa es hoy casi la primera prioridad para el sistema de Salud y el CDP”.

Con respecto al tema especificó que una de las mayores dificultades se presenta en los centros de trabajo cerrados, por lo que se insiste con las administraciones a fin de que no existan en esas instalaciones condiciones que propicien la aparición de criaderos, aunque el llamado principal es a la población para que actúe con responsabilidad, que cada familia realice el autofocal y atiendan los patios de las viviendas para eliminar el vector.

Reconoció que el insuficiente abasto de agua en los municipios de Pinar del Río y Consolación del Sur, principalmente, crea un elemento de riesgo, pues el 80 por ciento de los focos se reportan en depósitos bajos, por lo que recalcó en la necesaria colaboración ciudadana “para que no aparezca un brote epidémico de dengue y se complejice la situación”.

MÁS ALLÁ DE LA COVID-19

Julio César Rodríguez Pimentel, presidente del Consejo de Defensa Provincial en Pinar del Río. / Foto: Januar Valdés Barrios
Julio César Rodríguez Pimentel, presidente del Consejo de Defensa Provincial en Pinar del Río. / Foto: Januar Valdés Barrios

Junto a la implementación de medidas para garantizar la salud, hay que dedicar esfuerzos a la economía, por lo que Rodríguez Pimentel dijo que podemos hablar de dos momentos: uno, el segundo semestre del año, donde se centrarán en el reajuste de las proyecciones y ejecución del presupuesto y el otro la concepción del plan 2021.

“Importantes aportes al presupuesto no han sido captados, por lo tanto, se dispone de menos financiamiento para cubrir los gastos con los ingresos que tiene la provincia, y obligatoriamente eso nos va a conducir a un proceso de contracción de los gastos, sobre todo en el tema de los salarios. Aplicaremos experiencias surgidas a raíz de la COVID-19, y tenemos que decir que no toda la fuerza laboral que ha sido liberada se va a incorporar al mismo puesto de trabajo porque se ha demostrado que hay organismos, centros e instituciones que funcionan con una reducción importante de su fuerza y eso apunta a enfatizar el proceso de reubicación, reorientándolo hacia sectores con déficit de fuerza como la producción de alimentos y la construcción de viviendas”. 

Señaló que ya se presentó la propuesta de cómo se va a trabajar el presupuesto y va a funcionar la economía, porque una buena parte de las industrias no podrán materializar sus producciones, por carencias de recursos e insumos.”

Sobre la actual campaña de primavera expresó que es la más grande de los últimos cinco años, desplazada de fecha por el intenso periodo de sequía que la precedió, pero cuando se recorren los campos se ven a los productores inmersos en el laboreo y la siembra. Afirmó que el programa de autoabastecimiento territorial es uno de los que todavía tiene reservas y potencialidades, pese al déficit de fuerza de trabajo.

Por otra parte, apuntó que la Agricultura Urbana y Suburbana tienen que aportar más, pues son alternativas que están más cercanas a la población: “Vemos solares vacíos, con hierbas, desechos sólidos y hasta microvertederos, estamos batallando por poner esas áreas a producir”.

Insistió en la necesidad de promover el empleo de los patios y asegurar en ellos recursos para el sustento: “la agricultura familiar es una idea que tenemos que sembrar en la conciencia de los pinareños”.

Con respecto al programa de la vivienda, informó que el pasado mes de abril fue de los últimos 15 meses en el que se terminaron más casas y, aún en medio de la situación creada por la COVID-19, se eliminaron atrasos acumulados en el primer trimestre.

Al referir potencialidades que han aflorado en medio de la actual situación, destacó las capacidades de la Industria Alimentaria: “Hemos triplicado la producción de conformados y ha sido una alternativa; la elaboración de croquetas y hamburguesas ha permitido llegar a toda la población con venta regulada y todavía puede incrementarse”.

Sobre otras actividades que no se detuvieron en el territorio, Rodríguez Pimentel apuntó la importancia de la Empresa Mixta Minera del Caribe (Emincar S.A) que realiza aportes decisivos para las exportaciones del país; así como el sector tabacalero, que representa el 30 por ciento de la economía de la provincia y ha estado inmerso en la culminación de la campaña y procesamiento del tabaco seco. El beneficio de la hoja sobrecumple con lo planificado, se incrementaron las miniescogidas y fue reorientada hacia esa labor fuerza de trabajo disponible.  

Las visitas a cada uno de los 24 000 productores de la provincia, en un esfuerzo conjunto del Partido y el Ministerio de la Agricultura (Minag) para fortalecer el proceso de contratación, es uno de los aspectos que resaltó porque lo considera el tema más complicado y esencial.

“Más del 85 por ciento de las producciones salen de las fincas de los campesinos y nos percatamos que hemos estado suplantando el rol de las cooperativas. Ahora mismo hay que lograr un mayor control, vínculo y exigencia con esas estructuras que tienen la responsabilidad institucional de velar que todos los socios cumplan su contrato. Nos ha faltado sistematicidad, trabajamos en mejorar las juntas administrativas y que los presidentes sean las personas idóneas.”

PROYECCIONES Y RETOS

Julio César Rodríguez Pimentel, presidente del Consejo de Defensa Provincial en Pinar del Río. / Foto: Januar Valdés Barrios
Julio César Rodríguez Pimentel, presidente del Consejo de Defensa Provincial en Pinar del Río. / Foto: Januar Valdés Barrios

Otra de las prioridades es mantener todos los servicios a la población que sean posibles y aumentar la circulación mercantil minorista: “Para que garantice el equilibrio de las finanzas internas, que no aparezcan efectos de inflación, incremento de precios, ni procesos especulativos”.

Al respecto hizo énfasis en la venta de comida elaborada y afirmó que en todos los consejos populares hay al menos un punto para ello, lo que contribuye a la seguridad alimentaria y es una alternativa a mantener en la etapa que se avecina.

Señaló que será preciso que se impongan la inteligencia y la sabiduría para minimizar el impacto de las carencias sobre los pinareños que requieran estas prestaciones.

Citó como ejemplo los productos de medicina verde, que constituyen un paliativo ante la ausencia de medicamentos e insisten desde los consejos de dirección de las diferentes entidades de Salud Pública en que los galenos ganen en cultura a la hora de prescribirlos.

Por otra parte, enfatizó en que el programa inversionista de la agricultura tendrá un seguimiento acentuado para la producción de alimentos y la reducción de la demanda de fuerza de trabajo, que es el talón de Aquiles del sector, a partir del empleo de maquinarias y nuevas tecnologías.

Fomentar la cría de ganado menor figura entre las estrategias en implementación: “Si alguien me preguntara cuál es el mayor problema que tenemos hoy aseguraría que es el déficit de fuentes de proteínas, porque incrementamos los conformados, pero no son lo idóneo para el balance nutricional ni la salud. Hay que avanzar en la creación de módulos pecuarios en cada estructura y cumplir con la indicación dada por el país de asegurar cinco kilogramos per cápita de proteína mensualmente.”

Confirmó que ya están las proyecciones hechas y en la fase inicial se reordena la masa de ovino caprino existente, porque hay pie de cría en la provincia, aunque está dispersa y la comercialización de las carnes no se controla con rigor; actualmente se realiza la precisión en las estructuras y para finales del 2020 debe estar consolidada la producción de carneros y chivos.

Los pollos camperos, conejos y cerdos criollos también están en fomento; sobre estos últimos señaló que la cría extensiva que existe en las zonas montañosas no se explota adecuadamente y se trabaja en la mejora genética para su generalización y especificó que este es un programa independiente a los contratos porcinos.

“Sobre la base de la obtención del alimento animal, es conocido que hoy la ganadería se sostiene con importaciones que se procesan en el país; la economía mundial tiene esos renglones deprimidos y nosotros las fuentes de ingresos, especialmente por la paralización del turismo, por lo que habrá menos dinero para acceder a esos mercados externos.

“En sus últimos años de vida el Comandante en Jefe se dedicó al estudio del empleo de plantas proteicas para el desarrollo de la ganadería, esas enseñanzas tenemos que utilizarlas. En Pinar del Río hay potencialidades, lo que, junto a la siembra de maíz y viandas con ese destino, como yuca y boniato, serían toneladas que estamos quitando de encima de los barcos y seguridad de alimento para nuestro pueblo”.

Dentro de las acciones que tendrá mayor impacto en el restablecimiento del ritmo cotidiano en la sociedad está la reincorporación a las aulas y expresó su confianza en que los educadores darán un paso al frente para lograr concluir el actual curso escolar e iniciar el otro con bríos.

“Necesitamos que la familia ayude con el cuidado y conservación de los libros de texto, no habrá nuevas impresiones y es importante que estén en buen estado para que sean reutilizables”.

Se refirió al rigor en la preparación individual, por la reducción del tiempo del año lectivo, pero que en este periodo se ha comprobado, mediante las teleclases, la responsabilidad de los alumnos y el acompañamiento desde el hogar.

“Hay una voluntad en nuestro país de seguir fortaleciendo los vínculos universidad-empresa, proyectos de desarrollo local-empresa, y se ha quedado atrás el sistema empresarial de la agricultura; hemos evaluado con ellos en sus consejos de dirección cuánta reserva tenemos, para generar producciones que posteriormente sean incluso sostén para otros proyectos.

“El Centro de Gestión Estratégica para el Desarrollo Local, de conjunto con el Gobierno, laboran en el diseño de proyectos que respondan a la producción de alimentos. Aunque se ha incrementado, porque el último mes llegamos a las 23, 4 libras per cápita, todavía es insuficiente, es la gran deuda de la agricultura, que no siempre vieron esta alternativa como una fuente para el respaldo de las inversiones; situación que la máxima dirección de la provincia desde el Gobierno y el Partido tenemos que revertir, para que contemos con proyectos que tributen a la alimentación y sean fuente de ingresos para las cuentas de los Consejos de Administración Municipal (CAM).

“Hay una percepción diferente desde el Gobierno. Hemos llamado varias veces la atención, porque si hay una actividad en la que no han sostenido su vigilancia es la agrícola; deben adecuar sus sistemas y condiciones de trabajo para lo que es prioridad. Si el problema fundamental del pueblo es la alimentación, el Gobierno no puede desentenderse de esa situación y tiene que ser el centro de atención principal y seguimiento a los procesos productivos que tributen a ello, implicando a los consejos populares y delegados, que no siempre lo contemplan en sus labores de control y fiscalización”. 

CONFIANZA

Afirmó que “estamos sujetos a los procesos que en el mundo se desarrollan vinculados con la economía y la producción; el mensaje principal a los pinareños es que trabajemos con inteligencia, unidad y espíritu de sacrificio, que vamos a necesitar mucho en estos tiempos. Llegó el momento como nos dijera Fidel de ‘emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos’, y es posible, con la laboriosidad, las reservas que hay en cada colectivo y las cualidades de este pueblo.

“Este momento ha demostrado que con los pinareños se puede contar, ha demostrado la valía de cada uno en sus actividades y en la diversidad misma de su sociedad que ha dado un paso al frente y validado que sí se puede. Seremos consecuentes con los ejemplos del Comandante en Jefe, del Primer Secretario del Partido y del Presidente de la República; por supuesto la etapa que se avecina será de mucho trabajo, así que no tenemos otra opción que trabajar, trabajar y trabajar. 

“Lo que hemos vivido en los últimos meses nos compromete más a todos los dirigentes de la provincia con nuestro pueblo, porque cuando vemos la disposición con que ha enfrentado la pandemia, como se ha crecido por sí mismo, indiscutiblemente nos incentiva a no descansar, entregarnos más y mejor, usando esa misma inteligencia popular en función de la dirección; como nunca antes hemos empleado la opinión del pueblo para realizar nuestra labor, a lo que seguiremos prestando la máxima atención, por tanto, la dirección de la provincia Pinar del Río cuenta con su pueblo para avanzar”.