Comienza temporada de las reinas en Pinar del Río

En la Empresa Pesquera Industrial La Coloma (Epicol) Gerardo Medina Cardentey tuvo lugar el acto nacional para el levante de la veda sobre la langosta e inicio de la temporada de captura, que comienza el primero de julio.

Los trabajadores ratificaron sus compromisos productivos que incluyen la captura de 4 215 toneladas, mejorar la eficiencia y eficacia de los distintos procesos, disminuir el consumo de portadores energéticos y contribuir al ingreso de más de 23 millones en divisas al país.

De las 61 embarcaciones que se dedican a la pesca de langosta, 56 saldrán al mar en el levante y estarán apoyadas por las ocho enviadas que trasladan el crustáceo desde los centros de acopio hasta la industria.

Según dio a conocer Miguel Martínez Montalvo, director de operaciones, el resto de los barcos están pendientes por problemas con los motores, los cuales esperan recibir en julio y se irán incorporando paulatinamente a las labores de extracción.

Jorge Luis Fajardo Casas, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Alimentaria y la Pesca (SNTIAP), resaltó la labor realizada en la recuperación de artes de pesca, reparación de centros de acopio y embarcaciones. Asimismo, insistió en el enfrentamiento al delito y la prevención como la manera idónea de evitar males mayores para cada colectivo.  

Por otra parte, Manuel Santiago Sobrino Martínez, ministro de la Industria Alimentaria (Minal), felicitó a los trabajadores de Epicol de Pinar del Río quienes merecieron la sede provincial por la celebración del aniversario 67 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, lo que constituye un reconocimiento al aporte que realizaron en el enfrentamiento a la COVID-19 y la disciplina con que acataron todas las indicaciones.

Se refirió al papel vital que le corresponde desempeñar el sector en los momentos actuales. Al respecto señaló que tienen la responsabilidad de procesar con eficiencia las entregas que realiza la agricultura, aunque no cumplen con todos los compromisos, dado el impacto del bloqueo económico comercial y financiero de los Estados Unidos; no obstante, se prioriza la industria como destino.

Consideró que desde el punto de vista de infraestructura el país tiene una situación favorable, especialmente por la realización de reparaciones y citó a Epicol como un ejemplo positivo de ello, que está en condiciones de incrementar el procesamiento de la langosta y con mejores parámetros de calidad, renglón de alto impacto sobre las exportaciones y que contribuye a generar la moneda libremente convertible para la adquisición de otras materias primas, muchas de ellas destinadas a la canasta familiar.

Sobre la industria conservera dio a conocer que los resultados de la campaña de mango han sido positivos y ya se encuentra en el territorio equipamiento para la fábrica La Conchita, que permitirá recuperar producciones tradicionales como la barra de guayaba y su montaje debe concluir en julio.

Acerca de las deficiencias presentadas en los primeros meses del año en este centro aseguró que ya fueron superadas en su mayoría, incrementado los volúmenes productivos y el salario de los trabajadores y, aunque le quedan muchos retos por delante, sus aportes a la economía de la provincia y el país deben ir en aumento.

También tuvo elogios para las labores ejecutadas en la Empresa de Productos Lácteos y Confiterías Raúl Fornell, lo que les permitirá asumir la campaña de primavera más preparados y en la medida que las entregas de leche de la agricultura superen lo planificado ampliar su cartera de géneros en el mercado nacional e internacional.

Como los grandes pendientes del sector refirió reforzar los encadenamientos productivos entre empresas y formas de gestión no estatal, haciendo hincapié en la capacitación, para consolidar de manera conjunta un ejército de productores de alimentos que el país tanto necesita en estos momentos. Sobrino Martínez recorrió las instalaciones de Epicol, comprobó la disponibilidad y calidad de las artes de pesca e intercambió con tripulantes de varias embarcaciones que en el mes de julio tienen el reto de capturar más de 500 toneladas de la reina de los mares.