Campismo Popular continúa en la preferencia de los pinareños

Con la premisa de cumplir estrictamente el protocolo sanitario concebido en la primera etapa de recuperación pos- COVID-19 en Cuba, los pinareños ya acceden a las ocho instalaciones de Campismo Popular disponibles en la provincia.

Hoy la prioridad radica en proteger a los campistas y trabajadores, de ahí que en cada espacio se asumieran las medidas emitidas por el Ministerio de Turismo y las cuales deberán acatar los que allí acudan.

Dianet Díaz Barreto, directora provincial de Campismo, explicó que desde el pasado 18 de junio se inició el expendio de capacidades; en tanto la villa Boca de Galafre reabrirá sus puertas el venidero 15 de julio tras un proceso inversionista en pos de mayor confort.

Los interesados asisten a los burós de reservaciones concebidos con el apoyo de las agencias de viaje del territorio, para disfrutar en familia las ofertas que siempre son bien recibidas en esos sitios de la geografía pinareña.

Durante el cese de las actividades debido a la incidencia de la enfermedad en la Isla, se llevaron a cabo mantenimientos y reanimaciones en función de reanudar las prestaciones con mayor calidad, trabajos que fueron constatados recientemente en una visita al campismo Dos Hermanas, en el municipio de Viñales.

Las reservaciones se comercializan hasta el 31 de diciembre y en las instalaciones la población debe asumir una conducta adecuada para impedir el riesgo de contagio de la pandemia.

A 39 años de su creación el Campismo Popular continúa en la preferencia de los cubanos y constituye una opción muy demandada, sobre todo en el periodo estival.

El contacto con la naturaleza, principio fundacional de esa iniciativa, sigue siendo el principal atractivo de Pinar del Río, denominado la Catedral Natural de Cuba.

En abril de 1981 se dieron los primeros pasos para organizar un plan masivo de acercamiento del pueblo a la naturaleza, mediante la recreación, por idea del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Así surgió el 16 de mayo de 1981 el Campismo Popular en la provincia pinareña con gran aceptación, la cual se mantiene en la actualidad, al reportar cada vez mayor demanda por seguidores de todas las edades.