Actualizado 15 / 02 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

16ºC
27ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La berenjena, origen, propiedades, beneficios y contraindicaciones (I)

Berenjenas rellenas.

Berenjenas rellenas.

Un poco de historia

La berenjena es una hortaliza originaria de la India, donde se cultivaba 2 000 años antes de Cristo. Posteriormente se expandió el cultivo y consumo de este alimento a China y Birmania. Su nombre científico es Solanum melongena.

Pedanio Dioscórides, farmacólogo, médico y botánico de la Antigua Grecia, ya habla de sus propiedades en su tratado de botánica médica del siglo I. Los latinos la llamaron mala insana porque, según ellos, la berenjena alteraba al hombre y le predisponía a la lujuria, por eso fue también conocida como amoris poma.

En el mundo clásico no se hizo gran estima de ella por ser de gusto insípido y tener poca sustancia: A su vez (erróneamente) se dijo que la berenjena entristece el ánimo y da a quien la come dolor de cabeza y pone el rostro de su propio color morado o verde oscuro.

España fue el primer país occidental en hacer uso culinario de la berenjena. Fueron traídas por los árabes y hay constancia de su cultivo en las huertas levantinas y andaluzas en la alta Edad Media.

También a Sicilia y sur de Italia llegó por entonces. El poeta árabe medieval Ibn Sara As-Santarini (1043-1123) comparaba poéticamente esta hortaliza con “un rojo corazón de cordero entre las garras de un buitre”, en alusión a esa especie de caparazón verde por el que la berenjena se adhiere a la planta. Puedes ver también la historia del maíz.

En España era popular en la Edad Media, en que ya lo era en el imperio Bizantino en una época en que la gastronomía bizantina era la más sofisticada del mundo. También era un plato exquisito en las elaboradas mesas de la civilización persa.

Como debes imaginar, la berenjena se introdujo en América por los españoles en la época de la colonización. Trasladando su cultivo y las diferentes formas de prepararla para su consumo. Con el paso de los años, naturalmente, los habitantes del nuevo continente fueron adaptando esta hortaliza a su gastronomía.

Sea como fuere, la berenjena se conoció en Europa a través de España: los franceses no la descubrieron hasta el siglo XVII.

En el teatro, y a pesar de su consumo, la berenjena salía malparada en el refranero, donde a menudo equivale a cosa sin sustancia: “La berenjena, para nada bueno suena”. Solía ser citada en escena.

Los toledanos del siglo XVI y XVII tuvieron fama de gente muy aficionada a las berenjenas, tanto que se les puso el apodo de “berenjeneros”. En la loa de la comedia de Luis Vélez de Guevara, La hermosa Raquel, al hablar de ocupaciones necias se habla de “llevar agua al mar, plata al Perú, hierro a Vizcaya, aceitunas a Sevilla o ‘berengenas’ a Toledo”.

Y a mediados del XVI, el médico del emperador Carlos V, Andrés Laguna, habla de los extensos cultivos de berenjenas que había en Toledo, donde incluso se hacía conserva de esta hortaliza siguiendo la tradición y gusto morisco y judío.

LA RECETA DE HOY:

Berenjenas rellenas de carne picada

Ingredientes

• 100 gramos de queso mozzarella en rebanadas
• 1 cebolla blanca pequeña
• 1 pimiento rojo
• Pimienta negra molida
• Sal
• 2 dientes de ajo grandes
• 250 gramos de carne picada de ternera
• 2 berenjenas grandes
• 50 gramos de queso parmesano rallado
• 4 hojas de laurel
• Aceite vegetal de sabor neutro girasol, canola...
• 1 cucharadita cafetera de orégano en polvo
• 1 cucharadita cafetera de romero en polvo

Preparación:

Precalentar el horno a 180 grados. Mientras esperamos a que se caliente, vamos a poner a punto las berenjenas. Hay que dejarles la piel, cortarlas a la mitad a lo largo, y eliminar la parte de la rama que les queda como cabeza.

Una vez cortadas las mitades de berenjena, vamos a hacer unos pequeños cortes en cruces o rejilla sobre la pulpa del centro de cada mitad. Los cortaremos al estilo de los que hacemos sobre las calabacitas en nuestra receta de calabacines rellenos. Esto lo haremos con la punta de un cuchillo.

Luego meteremos los trozos de berenjena en remojo, en un recipiente con agua, durante unos diez minutos.

Se remojan las berenjenas, podemos aprovechar para empezar a preparar el relleno. Hay que pelar la cebolla y cortarla en cubos pequeños.
Pelamos los dientes de ajo y cortarlos en trozos muy menudos, o triturarlos.

El otro ingrediente que aprovecharemos para picar es el pimiento rojo. Debe estar bien limpio. Vamos a retirar las semillas, las partes blancas internas y lo que resta del tallo, para picarlo en pequeños cubos. Luego reservaremos todos los vegetales picados.

Pasados los 10 minutos, vamos a sacar las berenjenas del agua, para luego escurrirlas muy bien.

Una vez escurridas, acomodaremos las mitades de berenjenas en una bandeja o recipiente apto para hornear, y las cubriremos con un chorro de aceite, en forma de S, que deberá formar muchas curvas sobre la pulpa de cada una. Acto seguido, nuestras berenjenas irán al horno durante 20 minutos.

Fuera del horno y paralelamente, seguiremos trabajando en el relleno para las berenjenas. Vamos a calentar un sartén con una cucharada de aceite y ahí, a fuego medio, vamos a cocinar los trocitos de ajo y cebolla, hasta que los últimos comiencen a tornarse transparentes.

Enseguida vamos a incorporar los trozos de pimiento rojo y la carne molida. Vamos a dejarlos cocinar de 12 a 15 minutos, revolviendo con frecuencia.

Al momento de añadir la carne y el pimiento picado al sartén, probablemente ya haya pasado el tiempo de cocción de las berenjenas. Vamos a sacarlas del horno y a proceder con mucho cuidado para el siguiente paso, porque van a estar bien calientes.

Con la ayuda de cubiertos largos, y de los cortes que previamente habíamos realizado en la pulpa, vamos a retirar el centro de esta. Hay que dejar solo la pulpa más próxima a la piel, y sobre todo, tener cuidado de no dañar esta última. De esta manera, obtendremos una especie de "tazas de berenjena", para rellenar.

Al estar caliente y horneada la berenjena, el paso anterior no debe dar ninguna complicación. Al contrario, la pulpa debería desprenderse con mucha facilidad, incluso con la ayuda de una cuchara de cocina. Una vez retirada esta parte, La picaremos en trocitos pequeños y la incorporaremos al sartén donde se cocina la carne.

Ahora aprovecharemos de añadir el toque de romero, el de orégano, además de sal y pimienta al gusto, a esta mezcla de relleno. Hay que revolver todo bien.

Pasados los 15 minutos de cocción de la carne, vamos a tomar una parte con un cucharón, y utilizarla para rellenar una de las "tazas de berenjena". Hay que repetir el proceso hasta llenar todas las mitades.

Luego vamos a distribuir las rebanadas de mozzarella para cubrir las mitades, y a terminar añadiendo el queso rallado en partes iguales, acomodando una hoja de laurel entre el queso, para cada pedazo de berenjena.

Este el momento de regresar el recipiente o bandeja con las berenjenas al horno, ahora para gratinarlas. Haremos esto a 200 grados centígrados, por 10 minutos (15 minutos, si fuera necesario para bien derretir el queso).

Sobre el Autor

Idalma Menéndez Febles

Idalma Menéndez Febles

Graduada del Instituto Superior pedagógico Rafael María de Mendive

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero