Actualizado 20 / 08 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

El pimiento, origen, propiedades, beneficios y contraindicaciones (VI)

El pimiento, origen, propiedades, beneficios y contraindicaciones

Beneficios para la salud

Como ya mencionamos anteriormente, el pimiento contribuye a proteger la vista, el aparato digestivo y la salud cardiovascular; favorece la diuresis y la eliminación de toxinas, y refuerza las defensas antioxidantes del organismo.

Los pimientos se recomiendan en dietas de adelgazamiento.

Picante afrodisiaco, antibiótico y analgésico

El elemento más característico de la composición de los pimientos, en las variedades picantes, no es un nutriente sino un alcaloide, el 8-metil-N-vanillil-6-nonenamida, que es la denominación química exacta de la capsaicina, responsable de la sensación de quemazón en la boca.

La capsaicina es, en primer lugar, un antibiótico natural bastante eficaz. Por eso los alimentos preparados con guindillas se conservan mejor.

En segundo lugar, tiene efecto analgésico. Al parecer reduce la disponibilidad del mensajero químico del dolor –denominado substancia P– de forma tan eficaz que se utiliza en tratamientos postoperatorios y en casos de artritis.

Al contrario de lo que se pensaba hasta hace poco, el pimiento picante no resulta perjudicial para personas con problemas de estómago en general: en cantidad moderada favorece la digestión, pues estimula la mucosidad estomacal y la función de la vesícula biliar.

Por si fuera poco, también es afrodisiaco. Así lo consideraban los aztecas, por sus formas, colores y el calor interno que producen.

Ahora se sabe que en dosis adecuadas, una vez superado el dolor, el picante induce la producción de endorfinas en el cerebro, relacionadas con la sensación de bienestar.

Activa además la circulación sanguínea, estimula el tracto génito-urinario y mejora la fertilidad masculina.

En problemas de la piel

Se usa también como ingrediente de bálsamos para pieles irritadas por soriasis o herpes.

Por razones que todavía no son bien conocidas, las personas alérgicas al látex o a frutos tropicales como la banana o el kiwi también pueden serlo al pimiento.

El pimiento en la cocina

Se usa en multitud de platos. En especialidades regionales como la paella valenciana da un toque colorista. Es un ingrediente básico de la samfaina catalana, el pisto vasco o el gazpacho andaluz. Y a las lentejas castellanas el pimentón de la Vera les otorga su característico sabor.

En la cocina internacional no es menos habitual. Adaptable y humilde, el pimiento constituye asimismo un buen comodín en la mesa. En verano combina y da un contraste de color a las ensaladas de hoja, en las que puede mezclarse pimiento rojo y verde.

A taquitos en ensaladas veraniegas de legumbres refresca, alcaliniza y facilita la digestión.

Como guarnición otoñal en un plato de setas con arroz o cuscús, es excelente asado al horno.

De nuevo asado, pero con berenjena, da lugar a una de las recetas más populares en tierras catalanas, la escalivada.

Una exquisitez en conserva

La calidad del pimiento en conserva dependerá de la marca o la forma casera que se haga. A veces se pela con un baño cáustico, otras mecánicamente y otras a mano. Nuestro gusto tendrá la última palabra.

Se puede saltear con aceite, ajo y plantas aromáticas, o bien hornearlo unos minutos para acentuar su sabor.

Para elaborar conservas caseras se preparan y, ya limpios y pelados, se colocan en el tarro lo más apretados posible.

Se incorpora su propio jugo y si no bastara se rellena con salmuera (20 gramos de sal por litro de agua) y zumo de limón.

Se tapan y se esterilizan al menos 45 minutos en una olla con agua y sal, y por seguridad de nuevo a las 24 horas.

Compra y conservación

Un buen pimiento ha de tener la piel tersa y brillante, sin golpes, arrugas ni zonas blandas.

Se conserva en la nevera hasta 15 días siempre que se respeten algunas normas. Es fuerte y resistente, pero no le gustan los cambios de temperatura ni el exceso de frío.

Al contener gran cantidad de agua se congela con rapidez, por lo que en el frigorífico debe mantenerse alejado de las paredes más frías. Un exceso de humedad no le conviene porque se pudre.

LA RECETA DE HOY:

Pimientos rellenos con queso y tocino

Ingredientes

- 12 pimientos verdes chicos

- 2 láminas de pasta de hojaldre

- 225 gramos de queso crema

- 60 gramos de tocino ahumado

- 120 gramos de queso rallado (puedes usar el que tengas a mano)

- 2 huevos

Preparación:

Precalienta el horno a 180ºC, mientras, en un bol mezcla el queso, el queso crema y el tocino ahumado en trocitos.

Recorta la pasta de hojaldre en cuadros de ocho centímetros por ocho centímetros, aproximadamente. Lava bien los pimientos, elimina las semillas y el rabito. Córtarlos por la mitad. Elige pimientos pequeños para que le queden a la pasta de hojaldre (o cortar trozos más grandes de pasta de hojaldre).

Rellena los pimientos con la mezcla de quesos y tocino ahumado. Envuélvelos con los cuadrados de hojaldre.

Bate dos huevos y baña con esta mezcla los paquetitos de hojaldre. Cubre bien con la mezcla de huevo. Hornea durante 20 minutos. Retira y sirve calientes.

Sobre el Autor

Idalma Menéndez Febles

Idalma Menéndez Febles

Graduada del Instituto Superior pedagógico Rafael María de Mendive

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero