Actualizado 15 / 09 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

El guacamole

Guacamole

En la sección pasada hicimos referencia al guacamole, especie de salsa mejicana, preparada básicamente con aguacate entre otros ingredientes y que sirve como complemento a otros platos, pues bien hoy hablaremos sobre esta salsa, su origen y su uso.

El guacamole es una salsa preparada a base de aguacate o palta y chile verde. El nombre guacamole proviene del náhuatl Ahuacamolli traducido al español, que se compone de las palabras Ahuacatl (aguacate) más molli (mole o salsa). El aguacate tenía una significación erótica para los aztecas, tanto que las mujeres no podían realizar la recolección de los frutos, ya que simbolizaban los testículos. Según la mitología prehispánica, Quetzalcoatl, el dios tolteca, ofreció la receta del guacamole a su pueblo, quienes la extendieron por el territorio de Mesoamérica. Se basa en una salsa de aguacate (también conocido como avocado o palta) y agua, a la que se le agregó posteriormente otros ingredientes. La receta original del guacamole se prepara con aguacates machacados, jugo de limón, tomate y chile. Después se le añadió cebolla, cilantro y ajo. Sin embargo, existen diversas variantes de recetas para hacer guacamole, adicionándole más especias e incluso, productos del mar como calamares picados. También en Estados Unidos se comercializa el guacamole dip, pero es considerado por los mexicanos como una variante pobre, porque se le agrega mayonesa y esta diluye un poco el sabor del aguacate. La receta moderna y básica del guacamole consiste en moler hasta tener una mezcla uniforme en un mortero la pulpa de aguacates (o paltas), agregando cebolla y chile verde (o ají verde), picados finamente creando una mezcla de color verde claro, la cual se condimenta con sal y unas gotas de limón. Se le puede adicionar cilantro picado muy fino. Una variante es cuando se le agrega jitomate asado o crudo. Pero en México, a esto no se le considera propiamente guacamole, sino salsa. En el norte de México (Sonora, Baja California y Sinaloa) se acostumbra moler el aguacate solamente, o como variante se come agregando agua o un poco de leche o crema, para hacerlo más líquido y lograr que rinda más. USO En la cocina mexicana se usa como salsa picante para acompañar todo tipo de tacos, tortas molotes y otros guisos, la mayoría con base en las carnes rojas. Por el contrario en otras cocinas la misma salsa o variedades se usan como salsas, tentempié o plato principal, tal es el caso de Estados Unidos, donde se come con totopos o se usa como salsa para guisos de carne. En lugares donde los aguacates son costosos (por ejemplo el norte de Estados Unidos, Europa, Australia, Japón o Canadá) el guacamole es considerado como una exquisitez; por lo tanto, la mayonesa y la crema sirven para complementar y aumentar el volumen de la salsa; así en cocinas como la australiana se agrega vino tinto a la mezcla. En algunas cocinas sudamericanas como la Argentina o en Europa se está usando como base para guisados con moluscos y crustáceos. En la cocina mexicana además se emplean dos tipos de guacamole, el totalmente molido y el que tiene trozos de aguacate, el primero se le denomina de forma popular como aguamole, que es el normalmente servido en taquerías populares o puestos ambulantes de comida. El que tiene trozos suele ser más caro y se usa principalmente en el hogar, sirve para acompañar platos de carne frita o a la plancha.
En la cocina mexicana se dice que agregar jugo de limón además de darle mejor sabor previene que el guacamole se descolore o se oxide con la exposición al aire libre, tomando un sabor y color poco agradable, al igual que dejar una semilla de aguacate en la mezcla, en realidad la presencia de oxígeno es la que produce el efecto y se previene tapando la mezcla para disminuir la exposición al aire. En la cocina colombiana suele emplearse para acompañar los tradicionales asados que se realizan en diferentes regiones del país, especialmente en el centro y occidente. Se trata de asar, sazonar y adobar carne, papa, yuca, plátano, chorizo, y junto a estos el guacamole, el cual se utiliza como acompañamiento, especialmente para utilizar encima de uno de estos alimentos. En municipios y pueblos de Cundinamarca se ha vuelto una ensalada típica, utilizada en diferentes platos, ya sea como ensalada, salsa, ají o acompañamiento. Su preparación tradicional reúne aguacate (ingrediente principal) que se siembra en las sabanas y montañas, tomate pintón o de ensalada, cebolla cabezona, cilantro, pasta de ajo, sal, ají y en algunos casos pimienta, pimientos o pimentón. En algunas partes de Boyacá suele añadirse huevo cocido y mayonesa. En Santander se utiliza como acompañamiento en las sopas, servido junto con arroz. El guacamole es altamente beneficioso para la salud cardiovascular, ya que ayuda a bajar los niveles de colesterol, de triglicéridos y aumenta los niveles del "colesterol bueno". Este efecto saludable lo produce el aguacate, por ser un fruto de alto valor energético rico en grasas monoinsaturadas, que son las recomendadas al momento de hacer una dieta para combatir el colesterol. Contiene también antioxidantes, así como vitamina E. Únicamente no debe ser consumido por personas que tengan cálculos en la vesícula biliar, dado que origina movilización de los mismos originando dolor intenso. Esta deliciosa salsa como muchas otras preparaciones de la comida mexicana, ha enriquecido la comida del mundo, aportándole sabor e identidad.

LA RECETA DE HOY:

Guacamole con Queso

Ingredientes:

Tres aguacates maduros
Una lima o un limón
Una cebolleta
Un tomate
Queso fresco
Un poco de cilantro fresco
Unas gotas de tabasco
Sal
Nachos o Pan de pita para acompañar

Preparación:

Comenzamos a preparar esta receta que nos servirá como entrante o como unos bocaditos para comer entre horas, preparando antes de nada la salsa guacamole, que es la parte principal de la receta. Para ello vamos a picar lo mejor posible la cebolleta, el cilantro fresco sin los tallos y el tomate, y vamos a echarlo en un recipiente para ir haciendo el guacamole. Tradicionalmente se prepara en un mortero de piedra, que no todo el mundo tiene en su cocina. Después cogemos los aguacates y los vamos a cortar longitudinalmente, separando las dos mitades de los mismos y quitándoles el hueso que tienen en la parte central. Asegúrate que los aguacates estén maduros, pero que no lleguen a estar demasiado maduros y estén pasados, lo que daría mal sabor a nuestro guacamole. Una vez abiertos, con una cuchara pequeña o algo similar, iremos sacando la pulpa de los mismos, y la vamos a agregar en el recipiente que estábamos utilizando, añadiendo un chorrito de zumo del lima o limón, para que no se oxide y se ponga fea la misma, y una pizca de sal. Vamos a echar unas gotitas de salsa de Tabasco sobre los ingredientes que teníamos preparados, y después vamos a usar el mortero para machacarlos, o bien si no tenemos el mortero de piedra, emplearemos un tenedor para machacar bien la carne de los aguacates y mezclarla bien con los trozos de los demás ingredientes. Ten cuidado con el Tabasco porque si añades demasiado puede picar mucho el guacamole una vez hecho, así que es mejor añadir poco e ir corrigiendo después. Por último, para usar como base de estos bocaditos, podemos emplear nachos comprados o bien hacerlos nosotros friendo unas tortitas de maíz cortadas en triángulos pequeños. Otra opción que os recomendamos es usar pan de pita y cortarlo en triángulos, que después vamos a freír hasta que se doren. Uses lo que uses como base de la receta, después se acompañan por encima del guacamole que hemos preparado, y unos trocitos de queso fresco repartidos por encima del guacamole, y ya está esta sabrosa receta.

Sobre el Autor

Idalma Menéndez Febles

Idalma Menéndez Febles

Graduada del Instituto Superior pedagógico Rafael María de Mendive

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero