Advierte el FMI que 2020 será el peor año de la economía mundial

Debido a la pandemia del nuevo coronavirus, la economía mundial sufrirá en 2020 su peor año desde la Gran Depresión de la década de 1930, advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su más reciente pronóstico.

En su informe, el FMI calcula que la economía mundial se contraiga este año en un 3% (peor que la caída de 0.1% durante la crisis financiera de 2009), antes de recuperarse en 2021 con un crecimiento del 5.8%.

A pesar de ello, reconoce que las perspectivas de un repunte el próximo año están nubladas por la incertidumbre, publica Cubadebate.
En su pronóstico de enero, antes de que la COVID-19 emergiera como grave amenaza para la salud pública y el crecimiento económico en todo el orbe, el organismo calculaba un crecimiento global moderado del 3.3% para 2020.

Sin embargo, las amplias medidas para contener la pandemia (confinamiento, distanciamiento social, restricciones de viaje y cierre de empresas) prácticamente han frenado la economía en gran parte del mundo.

Se espera que China, donde se originó la pandemia, obtenga un crecimiento del 1.2% este año. La segunda economía más grande del mundo, que prácticamente se detuvo, comenzó a reactivarse mucho antes que otros países.

El comercio mundial caerá un 11% este año, y luego crecerá un 8.4% en 2021, pronosticó el organismo financiero internacional.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, advirtió que el mundo enfrenta “las peores consecuencias económicas desde la Gran Depresión” y agregó que los mercados emergentes y las naciones de bajos ingresos en África, América Latina y gran parte de Asia tienen un riesgo especialmente alto.

Este martes, el Fondo aseveró que su último pronóstico está rodeado de incógnitas, que se basan en el camino que tomará el virus y la efectividad de las políticas destinadas a contener la pandemia y minimizar el daño económico; a ello se suma la incertidumbre de si, en los próximos meses, las personas continuarán aislándose y deprimiendo el gasto como medida de precaución contra un posible resurgimiento del virus.